Pedro Sánchez evita comprometerse a no indultar a los condenados por el 'procés'

Pedro Sánchez evita comprometerse a no indultar a los condenados por el 'procés'

Rivera reta al jefe del Ejecutivo a decir en un programa electoral que está dispuesto a conceder la medida de gracia en el futuro

Paula De las Heras
PAULA DE LAS HERASMadrid

Pedro Sánchez evitó este miércoles una vez más comprometerse a no conceder indultos a los dirigentes independentistas catalanes que serán juzgados por rebelión y sedición en el Tribunal Supremo si resultan condenados. El Gobierno lleva semanas tratando de allanar el camino para que las fuerzas secesionistas apoyen sus Presupuestos y aún más tiempo desarrollando una estrategia de apaciguamiento con la Generalitat para encauzar el conflicto aprovechando las grietas en el mundo independentista. De ahí su silencio.

El jefe del Ejecutivo se topó en la sesión de control en el Congreso con una interpelación expresa del líder de Ciudadanos sobre este asunto y prefirió ignorarla. El reglamento de la Cámara baja establece que las preguntas formuladas al Gobierno en el pleno de los miércoles deben registrarse por adelantado para que los distintos ministerios o el gabinete del presidente tengan tiempo de preparar la respusta. En este caso, Albert Rivera, sin embargo, cambió el sentido de su intervención sobre la marcha.

No es la primera vez que el dirigente de la formación liberal improvisa una pregunta diferente a la enviada al Ejecutivo para que prepare la sesión parlamentaria. Lo hizo también el pasado 12 de septiembre cuando, tras la dimisión de la ministra de Sanidad, Carmen Montón, por irregularidades en la obtención de su titulación de máster, animó a Sánchez a disipar sospechas sobre su propia tesis doctoral, asunto que hasta ese momento no se había abordado en el Parlamento. Entonces el líder de los socialitas entró al trapo, encajó el golpe e incluso tuvo que acabar sometiendo su trabajo de doctorado a programas de detección de plagio.

En esta ocasión, el jefe del Ejecutivo optó por atenerse en un primer momento a la genérica cuestión apuntada en el orden del día («¿Qué valoración hace de la situación política en España?» ) y a replicar con un escueto: «La política va mejor que cuando gobernaba el PP y la economía va bien». Pero también esgrimió un sondeo de la empresa GESOP, publicada el martes por 'El Periódico', según la cual un 56% de los catalanes querrían que se negocie una mejora del autogobierno frente al 34,8% que dice que se debería buscar la independencia. «Usted, que es primera fuerza parlamentaria en Cataluña -esgrimió- ofrezca una solución que pasa por más autogobierno y por tender puentes».

Rivera también hizo caso omiso a ese llamamiento y recordó que ya el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, defendió en la pasada campaña para las catalanas del 21 de diciembre -con el artículo 155 desplegando sus efectos- que sería bueno que el Ejecutivo conceda, en su momento, la medida de gracia a los eventuales condenados en el jucio del 'procés'.

Aquella idea de Iceta fue muy criticada incluso en el PSOE, que la consideró una imprudencia y un tropiezo en términos de táctica electoral. El pasado septiembre con Sánchez ya en Moncloa, sin embargo, también se mostró partidaria de los indultos la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera. Esta vez, lejos de corregirla, Sánchez afirmó que compartía su reflexión de que para resolver el conflicto catalán hace falta «empatía».

Los socialistas que abogan por mantener abierta esa vía insisten en que para que se conceda el indulto a alguien tiene que pedirlo y que en el caso de los secesionistas esa petición de perdón implicaría una sumisión al Estado del que abominan. Ciudadanos, y también el PP, están convencidos, sin embargo, de que la sociedad no lo entiende así. Tras instar a Sánchez a que diga a las claras lo que piensa, Rivera le retó a convocar elecciones y llevar el indulto a los «golpistas» en su programa. «A ver qué piensan los españoles», zanjó. Los populares, que presentaron una enmienda a la ley de indultos para prohibir expresamente su aplicación a condenados por rebelión y sedición acusan mientras al PSOE de frenar su tramitación.

La Abogacía del Estado «interesó» en agosto juzgar por rebelión a los acusados

MATEO BALÍN | Madrid

La Abogacía del Estado remitió un escrito el pasado 6 de agosto a la Sala Segunda del Tribunal Supremo que juzgará a 18 procesados en el sumario del 'procés' en el que apoyaba la acusación del delito de rebelión, que contempla penas de prisión de 15 a 25 años a quien se alce pública y violentamente para declarar la independencia de un parte del territorio.

En el escrito de una sola página, al que ha tenido acceso este periódico, la abogado del Estado Lucía Pedreño muestra su «conformidad» con el auto de conclusiones del sumario instruido por el magistrado Pablo Llanera, fechado a 9 de julio, «e interesa la apertura de juicio oral por la presunta comisión de delitos de rebelión, desobediencia y malversación de caudales públicos».

Esto supone que la Abogacía, dependiente del Ministerio de Justicia y que defiende los intereses del Estado, va más allá y no solo apoya el juicio por malversación de dinero público, que a la postre es el delito por el que se personó en la causa en febrero pasado. Lo hizo en defensa de los intereses del Ministerio de Hacienda, una vez que la Guardia Civil aportó a la instrucción informes en los que se cuantificaba finalmente en 1,6 millones de euros el montante del dinero presuntamente malversado por la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017.

Fuentes jurídicas presentes en los interrogatorios recordaron, además, que en las declaraciones a los investigados los servicios jurídicos del Estado se centraron sobre todo en este delito, dejando de lado la rebelión o cualquier otro. Pero ante la conformidad expresada en el documento remitido en agosto pasado al tribunal que juzgará el 'procés', las mismas fuentes señalan que es un trámite habitual apoyar la apertura de juicio oral como acusación particular aunque se podrían haber centrado solo en la malversación.

¿Qué hará al final la Abogacía en su escrito de calificación que presentará mañana? ¿Incluirá formalmente el delito de rebelión o no, tal y como se ha presentado en el debate político como un guiño del Gobierno a los partidos independentistas en plena discusión por la aprobación de los presupuestos de 2019?

Es factible que la abogado del Estado se centre solo en calificar la malversación y explique por qué. Argumentos tiene de sobra. Pero si se adentra en los otros delitos o los rebaja tendría más difícil justificación. Otra cosa es el informe que también presentará mañana la Fiscalía del Supremo, que mantendrá la rebelión, tal y como se presentó en la querella que dio lugar a la causa.

Más información:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos