Simulacro iraquí en los cielos de Madrid

Helicóptero 'Chinook'. /Alberto Ferreras
Helicóptero 'Chinook'. / Alberto Ferreras

Revuelo entre vecinos de varios distritos de la capital por el entrenamiento nocturno de dos 'Chinook'

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

Duró aproximadamente dos horas y provocó el sobresalto de los vecinos de varios distritos de Madrid, que se preguntaban a través de las redes sociales, sobre todo, por qué sobrevolaban helicópteros militares el cielo de sus casas con tanto estruendo.

Dos 'Chinook' del Ejército del Tierra realizaron la noche del martes, entre las 21:30 y las 23:30 horas, prácticas de vuelo nocturno para su próximo despliegue a finales de octubre en la misión española en Irak.

Los aparatos de transporte de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET), con sede en la base Coronel Maté, en Colmenar Viejo (Madrid), llevaron a cabo un simulacro «con alta contaminación lumínica» entre dos puntos: la citada base militar, ubicada a unos 40 kilómetros al norte de la capital, y el Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, en el barrio de Carabanchel, al sur de Madrid.

Unas maniobras aéreas que, como han confirmado fuentes de Defensa, contaba como es lógico con las autorizaciones aeronáuticas pertinentes y entraban dentro de la «normalidad prevista». Ello no evitó que los vecinos que escucharon el traqueteo de estos versátiles helicópteros de transporte de carga pesada, conocidos por el ruido de su doble rotor, se mostraran sorprendidos porque volaban bastante bajo a horas demasiado tardías.

En realidad, tenía una explicación: un simulacro nocturno desde la base al hospital militar pensando en un próximo despliegue en Irak. Un entrenamiento poco habitual si no se trata de fechas específicas como la semana antes del desfile aéreo de la Fiesta Nacional del 12 de octubre. Con la diferencia que este tradicional ensayo se lleva a cabo a plena luz del día a lo largo del Paseo de la Castellana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos