El Supremo rechaza el intento de Urdangarin de anular su sentencia

Iñaki Urdangarin duruante el juicio por el 'caso Noós' en la Audiencia de Palma./Afp
Iñaki Urdangarin duruante el juicio por el 'caso Noós' en la Audiencia de Palma. / Afp

El exduque de Palma y su socio recurrieron, según la sala, a un ardid judicial para tratar de que se revisara de nuevo su caso

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

El Supremo ha desbaratado la última y desesperada maniobra procesal de Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres para salir de la cárcel. La Sala de lo Penal ha desestimado los incidentes de nulidad interpuestos por sus abogados contra la sentencia del alto tribunal que el pasado 8 de junio confirmó, aunque con alguna reducción, sus condenas por el 'caso Nóos'.

Los magistrados reprochan al cuñado de Felipe VI (sentenciado por el Supremo a cinco años y diez meses) y a Torres (5 años y 8 meses de prisión) que hayan usado la fórmula del incidente de nulidad para plantar «cuestiones extrañas» a esta fórmula, en la que solo se pueden alegar decisiones nuevas adoptadas por el Tribunal Supremo al resolver los recursos de casación. «Se viene a combatir indirectamente lo que decidió la Audiencia de Palma de Mallorca y esta Sala se limitó a confirmar refrendando sus argumentos y reforzándolos con otros destinados a refutar las quejas casacionales», subraya el tribunal.

El incidente de nulidad en sede casacional, añade la Sala, está reservado a lesiones de derechos fundamentales directamente achacables a la sentencia del Supremo y que no hayan podido ser denunciados previamente. Lo que no puede ser -y eso es lo que han hecho los dos condenados, según el Supremo- es usar esta fórmula como un «sedicente recurso de súplica para entrar en dialéctica con el Tribunal y rebatir los argumentos que haya podido exponer en su sentencia o manifestar las legítimas discrepancias con ellos».

Tampoco está concebido, según el auto, como un «cauce excepcional que brinda a la jurisdicción ordinaria una oportunidad de enmendar una decisión vulneradora de un derecho fundamental que antes no pudo denunciarse».

El tribunal concluye que las quejas planteadas en estos incidentes no suscitan un debate nuevo, sino que «son un intento de prolongar o alargar (y en algún punto, ampliar extemporáneamente) el debate».

Urdangarin entró en la prisión abulense de mujeres de Brieva el pasado 18 de junio. Instituciones Penitenciarias le clasificó en segundo grado el 17 de agosto, lo que abre la posibilidad de que el exduque de Palma acceda a los primeros permisos de salida a finales de 2019.

El marido de la infanta fue condenado por los delitos de prevaricación continuada y malversación (ambos en concurso), tráfico de influencias, fraude a la Administración y dos delitos fiscales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos