Torra avisa de que luchará por la secesión hasta las «últimas consecuencias»

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el exlehendakari Juan José Ibarretxe (izda.) este viernes durante la visita que han realizado a la masía del municipio de Agullana que refugió al expresidente catalán Lluís Companys./EFE
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el exlehendakari Juan José Ibarretxe (izda.) este viernes durante la visita que han realizado a la masía del municipio de Agullana que refugió al expresidente catalán Lluís Companys. / EFE

El presidente catalán y el exlehendakari Ibarretxe homenajean a sus predecesores Companys y Aguirre

CRISTIAN REINOBarcelona

El presidente de la Generalitat mantiene el desafío, al menos en lo retórico. Quim Torra advirtió ayer al Gobierno central y a los poderes del Estado de que se propone llegar hasta el final para conseguir la independencia de Cataluña. Tomando como referencia el juicio contra los líderes del 'procés' y con el recuerdo del exilio republicano de Lluís Companys y del lehendakari Aguirre, Torra avisó de que defenderá sus ideales «hasta las últimas consecuencias». En su caso, llegar hasta el final implica asumir que está dispuesto a ir a prisión, como dijo el lunes en Bruselas, por defender el derecho de autodeterminación. El dirigente nacionalista lleva tiempo amagando con una respuesta contundente en caso de condenas severas, que pasaría por una declaración de independencia.

«La lucha de nuestros compañeros desde el exilio o la cárcel es nuestra lucha», afirmó desde Agullana (Girona), desde donde homenajeó, junto al exlehendakari Juan José Ibarretxe a Lluís Companys y a José Antonio Aguirre. Torra no dudó en trazar un paralelismo entre lo que supuso el exilio de hace ochenta años y la situación actual, marcada por el juicio contra los líderes del 'procés'. «Ayer (el jueves) vimos cómo los derechos de la libertad de expresión, de concentración, de protesta y de manifestación eran despreciados, casi ridiculizados», afirmó en relación a la actuación de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado.

Torra, de la mano de Ibarretxe, buscó ayer la referencia histórica y la simbología para situar el momento de la causa secesionista. Hace ochenta años, el entonces presidente de la Generalitat, Lluís Companys, y el lehendakari, José Antonio Aguirre, partieron juntos hacia el exilio. La República española tenía sus días contados y los dos presidentes cruzaron juntos la frontera. Lo hicieron desde la masía de Mas Perxés, situada en las afueras del municipio de Agullana (Girona). Fue la última sede de la Generalitat de Cataluña y residencia de Companys, antes de iniciar el exilio hacia Francia. También se instaló allí durante unos días una parte del Gobierno vasco, encabezada por el lehendakari Aguirre, que regresó de París para cumplir su promesa de acompañar a Companys al exilio.

Ocho décadas después

Ocho décadas después, Quim Torra y Juan José Ibarretxe rindieron ayer un homenaje a sus predecesores. Visitaron Mas Perxés y realizaron el mismo trayecto por donde el 5 de febrero de 1939 Companys marchó hacia Francia acompañado de Aguirre a través del alto del Lli. Aguirre murió en París en 1960. Companys fue arrestado por la Gestapo en 1940, extraditado y fusilado por el régimen de Franco en Montjuïc.

El independentismo rememora hoy más que nunca su figura y compara los procesos judiciales. Proclamó el Estado catalán en 1934 y fue juzgado y condenado por rebelión. Poco después fue amnistiado por el Gobierno de la República. Torra afirmó ayer que Mas Perxés «es el símbolo de una amistad». «Dos pueblos que siempre iremos juntos, porque aspiramos a lo mismo: a la libertad y la independencia», recalcó. «Y, por tanto, si el presidente Aguirre dijo que siempre estaría con Cataluña, yo hoy digo que Cataluña siempre estará con Euskadi», remató. «Lo que más me impresiona emocionalmente de lo que pasó en esta casa es la llegada del presidente Aguirre desde París», relató. «Había hecho una promesa al presidente Companys, que le acompañaría al exilio y el presidente Aguirre cumplió su palabra». «El pueblo vasco llora con las penas del pueblo catalán y se alegra con sus alegrías» afirmó Ibarretxe. «La causa y la libertad del pueblo vasco y del pueblo catalán estarán unidas para siempre», remató.