Altura

Macron (i) y Bolsonaro. /AFP
Macron (i) y Bolsonaro. / AFP
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Al poco de que su marido fuera elegido presidente, la mujer de Bolsonaro compartió en su cuenta de Instagram una foto propia con las de unas señoras que hicieron historia (según ella). Lady Di, Michelle Obama, Margaret Tatcher o Evita. Impresionante el nivel del mujerío (salvo Thatcher). Además, la foto de Evita era de Nacha Guevara. No llores por mí Argentina, ya saben. Una genia. Jair Bolsonaro es un patancillo. Si no, no se explica que se burle de Macron por la edad de su mujer. La de Macron es 24 años mayor que su marido. La de Bolsonaro, 27 años más joven que el suyo. Y es posible que 27 años más lela.

No es que Macron sea Napoleón, ni Tayllerand, ni Mitterrand, ni alguien con mucha altura política. Pero hace bien en molestarse y defender a Brigitte. La cosa viene de la Amazonía y de Facebook, donde un partidario del brasileño colgó las fotos de los dos matrimonios y este comentario: «¿Entienden ahora por qué Macron persigue a Bolsonaro?». Y Bolsonaro metió baza: «No le humilles, tío». No es sólo que ella no distinga a Evita de Nacha Guevara, tampoco es un bellezón. Joven, sí. Melania Trump, no.

Macron ha contestado: «¿Qué puedo decirles? Es triste. Pero es triste en primer lugar para él y para los brasileños. Las mujeres de Brasil tendrán sin duda vergüenza de leer tales afirmaciones de su presidente». Y más: «Deseo a los brasileños que pronto tengan un presidente a su altura». A la de Macron, como Lula y Dilma. La primera vez que Rajoy vio a Macron dijo a uno de sus colaboradores: «¡Qué bajito es!». En privado. Un periodista francés preguntó a John Ford que por qué los hombres pegaban a las mujeres en sus películas. «Me inspiré en los franceses, que siempre están pegando a sus mujeres. Es una influencia francesa». Macron tampoco es John Ford. Y quien se ha sentido avergonzado por su presidente ha sido Paulo Coelho. Cielos.