Agentes de Medio Ambiente sorprenden a varios cazadores con un cupo de capturas superior al permitido

Perdices abatidas ilegalmente. /BC
Perdices abatidas ilegalmente. / BC

Sus armas fueron decomisadas, ellos sancionados y las piezas obtenidas de forma fraudulenta fueron destinadas a un centro benéfico de la capital

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

Agentes del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Burgos sorprendieron en Cardeñajimeno a varios cazadores con un número de capturas superior a lo permitido. Tras identificar los agentes a uno de ellos y comprobar que llevaba a la vista dos perdices, las únicas que autoriza el cupo, comprobaron que en el interior de su vestimenta portaba otras siete piezas más.

Otro caso similar se produjo en San Pantaleón del Páramo con otro furtivo que había cazado cuatro perdices, sobrepasando las dos autorizadas. En ambos casos, las armas fueron decomisadas y la caza obtenida de forma fraudulenta fue destinada a un centro benéfico de la capital.

Ahora, estos cazadores se enfrentan a una sanción grave en materia de caza, además de la valoración de más de 600 euros por perdiz abatida ilegalmente, suponiendo, en el caso del primer cazador, una cantidad superior a los 4.000 euros.

Mas actuaciones

En el término municipal de Huérmeces, tres cazadores fueron sorprendidos durante una montería, mientras cazaban fuera del coto asignado, y en otra batida en Sarracín un cazador fue denunciado por disparar con un arma sin limitador, portando en su interior cinco cartuchos.

Del mismo modo, agentes del Medio Ambiente 'pillaron' a otras dos personas en terrenos del cinturón verde de la capital, intentando capturar liebres con tres galgos.

 

Fotos

Vídeos