Arraya espera una ayuda de Diputación para restaurar la iglesia, tras el incendio de diciembre

Imagen de la intervención de los bomberos tras el incendio/BurgosConecta
Imagen de la intervención de los bomberos tras el incendio / BurgosConecta

El Arzobispado ha planteado dividir en dos la primera fase de las obras, a fin de poder reabrir el templo este año

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

En Arraya de Oca quieren volver, cuanto antes, a la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. El templo sufrió un importante incendio el pasado diciembre, que acabó con la cubierta y la bóveda, y ocasionó serios daños estructurales. Tanto es así que, poco después, la torre acabó por venirse abajo. Ahora, una vez concluidas las labores de desescombro, y con el proyecto de intervención ya redactado, los vecinos esperan el inicio de los trabajos de restauración.

Por ese motivo, el Arzobispado de Burgos ha planteado una fórmula que permitiría acelerar las obras y, lo más importante, poner en servicio el templo a lo largo de este año. Fernando García Cadiñanos, vicario general, ha explicado que el proyecto de Félix Escribano propone dos fases de intervención. La primera se centraría en reparar la bóveda y la cubierta de la iglesia; la segunda, en restaurar la propia torre. Sin embargo, el Arzobispado ha planteado la división en dos de la primera fase.

La rehabilitación de la cubierta está prevista con una estructura de madera y teja árabe, y un presupuesto de 136.000 euros. La propuesta del Arzobispado pasa por realizar una primera cobertura con teja árabe en la nave central y chapa en las laterales, que tendría un coste de 70.000 euros. De ellos, ya se cuenta con 50.000 euros, de los cuales, 20.000 son de la propia Diócesis de Burgos. El resto se lo van a pedir a la Diputación.

García Cadiñanos ha explicado que, esta misma semana, han mantenido un encuentro con el presidente provincial, César Rico. Se ha mostrado dispuesto a buscar la fórmula de colaboración, habida cuenta de que el proyecto ya no puede entrar en la convocatoria anual del Convenio de las Goteras. Tendrá que ser el Ayuntamieto el que realice la petición formal a la Diputación y, si llega el dinero, se podrá acometer esta primera fase y, por tanto, la iglesia podría empezar a utilizarse este mismo año.

El vicario general ha recordado que el Arzobispado ha invertido ya 46.700 euros, entre desescombro y cubrición de bóvedas. También se han destinado 3.600 euros a la redacción del proyecto. La aseguradora les ha indemnizado con 75.500 euros, y sumado el dinero que queda de ese pago, con los 20.000 a mayores que se invertirán, se suman esos 50.000 ya asegurados para arrancar los trabajos.

Convenio de las Goteras

El resto de la obra de rehabilitación tendría que correr a cargo de futuras convocatorias del Convenio de las Goteras. Las fases que quedarían pendientes, tras una primera intervención, serían la cubrición definitiva de la iglesia, la reconstrucción de la torre y del salón anexo al templo, también afectado por el derrumbe.

Igualmente, el Arzobispado, el Ayuntamiento y los vecinos irán recabando fondos para completar la ayuda que pueda venir del Convenio de las Goteras, pues no superaría los 30.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos