La Asociación de Itinerarios Sefardíes da pasos hacia un logotipo común que unifique la señalización

Medina de Pomar es una de las localidades burgalesas que cuenta con pasado sefardí. /BC
Medina de Pomar es una de las localidades burgalesas que cuenta con pasado sefardí. / BC

La Asociación Itinerarios Sefardíes se ha reunido en Burgos para firmar sus estatutos, presentarlos en la Junta de Castilla y León y poder, como asociación, contar con ayudas

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

La Asociación Itinerarios Sefardíes de Castilla y León se ha reunido esta semana en Burgos para firmar sus estatutos y presentarlos en la Junta de Castilla y León, como confirma Lorenzo Rodríguez, alcalde de Castrillo Mota de Judíos y presidente de la asociación. El objetivo es constituirse oficialmente como asociación y poder contar así con subvenciones de las administraciones públicas.

Rodríguez también añade que en breve se celebrará una asamblea de la asociación en Ponferrada. Doce municipios de Castilla y León conformaron esta asociación a finales de diciembre de 2018 con el objetivo de recuperar el pasado judío de municipios como los burgaleses Castrillo Mota de Judíos, Castrojeriz o Medina de Pomar pero también de otras provincias de la región como son Paredes de Nava o Cuéllar. Para ello se quieren diseñar recorridos culturales y turísticos que incluyan las antiguas juderías, restos arqueológicos, yacimientos o cementerios judíos. Estas acciones se sumarían a las ya ofertadas por la Red de Juderías de España, de la que ya forman parte ciudades castellanoleonesas como Segovia, Ávila y León.

El encuentro celebrado en Burgos y el que se desarrollará en Ponferrada servirán para ir conformando los primeros pasos que la asociación dará de cara a su puesta en funcionamiento efectiva. Lo que está más avanzado es el proyecto de diseño de un logotipo que se incluirá en toda la señalización, en perfiles y publicaciones de redes sociales y en la difusión; acciones que también se están perfilando. La imagen, aunque la asociación aglutina a pueblos distintos, tiene que estar unificada.

Más información

Además, se ha establecido una cuota anual para los que ya son socios de 900 euros. Para aquellos pueblos que se adhieran a partir del 2020 la cuota también será de 900 euros pero, además, tendrán que pagar una tasa de inscripción de 2.000 euros.

El plan director para los próximos cuatro años, que definirá los proyectos a desarrollar, las inversiones y las acciones, se perfilará en el próximo encuentro. «Tener esto elaborado es importante porque con ello iremos a las diputaciones y a la Junta para pedir ayuda», apunta Rodríguez.

Una de las acciones que se quiere realizar, aunque todavía no esté diseñado completamente el plan director, es la de organizar visitas de varios días por estos pueblos con pasado sefardí a cargo de empresas que se dedican ya a esta labor en lugares de Andalucía o la Comunidad Valenciana. «Estas empresas realizan viajes por lugares con pasado sefardí y lo explican. Traen a colegios y también grupos de turistas en visitas de varios días por varios pueblos», añade Rodríguez.

Con esta asociación se quieren crear sinergias entre los pueblos para que todos resulten beneficiados del turismo que llega a los otros. Cada pueblo desarrolla sus proyectos e iniciativas en este sentido pero todas estarán bajo el abrigo y el logotipo de la asociación.

Después de las elecciones municipales, el presidente de la asociación ha confirmado que se pondrán en contacto con otros pueblos con pasado sefardí que están interesados en formar parte de la asociación como pueden ser Carrión o Paredes.

En busca de una «gran construcción»

Entre mayo y junio comenzarán las excavaciones del antiguo asentamiento judío de La Mota de Castrillo. Los estudios geotécnicos apuntan a que en la parte superior de la colina había una gran construcción. En esta zona es en la que se centrarán las excavaciones para lograr encontrar y sacar a la luz los restos de esa antigua y gran construcción.

En colaboración con la Junta de Castilla y León se quiere poner en valor el lugar arqueológico y consolidarlo. También se buscará la antigua muralla. La idea es que todo este patrimonio arqueológico se recupere, se consolide y se ponga en valor.

En la mota o colina se han hallado ya restos de edficiaciones domésticas, zonas de almacenamiento, espacios públicos y calles de un asentamiento creado por los judíos expulsados de Castrojeriz y que estuvo ocupado entre los siglos XI y XIV.