Ayuntamiento y Junta han hecho «oídos sordos» al maltrato de perros en el criadero de Melgar

La asociación PROANBUR asegura que el Ayutamiento de Melgar y la Junta conocían las condiciones insalubres del criadero y no han hecho nada al respecto | Un perro ha tenido que ser sacrificado por su delicada salud

ALBA HERRERO

El hombre detenido por maltrato animal, propietario de un criadero de perros de Melgar de Fernamental, ya ha sido puesto en libertad después de hacerle un juicio rápido. Por el momento se le imputan tres delitos: maltrato animal a una hembra con agravante de muerte, maltrato animal a tres perros y la venta de un canino de raza Husky. El juicio se celebrá el 21 de octubre y se pide un año de prisión, tres de inhabilitación y retirada de la licencia ambiental del criadero.

La asociación PROANBUR, Protección Animal Burgos, asegura quetanto el Ayuntamiento de Melgar como la Junta de Castilla y León conocían perfectamente el estado de ese criadero, sus condiciones y que sobrepasaba el límite de animales. Se han llegado a interponer 50 denuncias del SEPRONA y de particulares, de las cuales solo llegaron a tramitarse tres.

Esto es un claro ejemplo de que ninguna de las dos instituciones ha hecho nada para evitar que esta actividad continuara. Además, la vicepresidenta de PROANBUR, Judith Sánchez, ha asegurado que «se han pasado la pelota entre ellos. Sabían del problema pero no han hecho nada para remediarlo».

Según Sánchez, «el año pasado se solicitó el expediente y se pidió conocer las condiciones de licencia medioambiental del lugar pero no se hizo nada». Finalmente, gracias a la insistencia de PROANBUR y el SEPRONA, la Guardia Civil se ha encargado de cerrar este criadero de perros y poner fin a estas condiciones insalubres para tantos animales.

Primeras medidas

Por ahora, PROAMBUR se va hacer cargo de tres animales ya que un cuarto ha tenido que ser sacrificado debido al estado en el que se encontraba. Desde la asociación han promovido una campaña para adoptar a estos perros que de momento se encuentran en una clínica veterinaria. Todo los costes generados de estos cuidados se trasladarán, el día del juicio, a su propietario e imputado del caso para que se haga cargo de ellos. El resto de animales estarán a cargo del Ayuntamiento de Melgar y la Junta.

Junto con el imputado por el mantenimiento del criadero, que no cumplía las licencias medioambiantales para el cuidado de animales, se encuentra su pareja. La mujer es la que tiene a su nombre perros considerados de raza peligrosa ya que el cabecilla del criadero tenía antecedentes penales y no podía tener este tipo de perros a su cargo.

Las condiciones en las que vivían los 97 perros adultos y 50 cachorros encontrados por la Guardia Civil eran pésimas. El criadero presentaba una suciedad generalizada además de una plaga de parásitos que ponía en peligro la salud de muchos de los ejemplares.