Barbadillo del Mercado restaura un soportal centenario que se hundió en verano

Las obras de restauración ya han comenzado y respetarán el aspecto original. /BC
Las obras de restauración ya han comenzado y respetarán el aspecto original. / BC

El pasado mes de julio el techo de este edificio emblemático se vino abajo a causa de las termitas | Un grupo de scouts iba a dormir la noche del derrumbe en el edificio pero no hubo que lamentar daños personales

AYTHAMI PÉREZBURGOS

Barbadillo del Mercado ya ha comenzado con la restauración de su emblemático soportal de la Plaza Mayor, ubicado frente a la iglesia del pueblo. El tejado de este edificio se vino abajo el pasado mes de julio. La mitad del techo cayó a causa de las termitas que habían invadido la estructura.

Se trata de una construcción de un siglo de antigüedad, como reza una de las inscripciones que se encontraba en su fachada, con tres paredes y un lado abierto. «Posiblemente, aquí es donde se realizaba el mercado en el pasado», apunta José Antonio Sancho, alcalde de Barbadillo del Mercado. La estructura del tejado era de vigas de madera y se encontraba en muy mal estado porque había sido atacada por las termitas. «Cuando se cayó pudimos comprobar los grandes agujeros que estos insectos habían hecho en las vigas», explica Sancho.

Las obras de restauración comenzaron hace una semana y media y podrían estar concluidas dentro de otra semana. El Ayuntamiento ha invertido en esta actuación 22.000 euros procedentes del remanente de tesorería, por lo que se ha tenido que aprobar una modificación presupuestaria para hacer frente a la obra.

Los trabajos de restauración respetarán el aspecto original del soportal. Se colocarán nuevas vigas de madera tratada y teja árabe. Además, se han reservado algunas vigas características y la inscripción de la anterior construcción para colocarlas en las paredes internas, a modo de recuerdo.

Susto entre los vecinos

El derrumbe de la mitad del tejado de esta construcción ocurrió una tarde del mes de julio, una de las épocas en las que más gente hay en el pueblo. Precisamente esa noche un grupo de scouts iba a dormir bajo el soportal con sacos de dormir. «Por suerte no pilló a nadie y a los scouts los dimos alojamiento en otro lugar», explica Sancho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos