Burgos registra un aumento del 11,8% en los accidentes en el trabajo, con seis víctimas mortales en 2018

Imagen de archivo de un trabajador/RC
Imagen de archivo de un trabajador / RC

La siniestralidad laboral es una de las grandes preocupaciones de CC OO, que califica de «desastroso» el balance de 2018

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

«Es un verdadero desasatre, no puede ser que haya muertes en el trabajo». Así de contundente se muestra Ángel Citores, secretario general de CC OO en Burgos, al examinar el balance de 2018, que deja seis víctimas mortales en Burgos, con un incremento del 11,82% en la siniestralidad laboral.

Durante el pasado año, la provincia registró 5.344 accidentes con baja en el puesto de trabajo, frente a los 4.779 del ejercicio 2017. «Es un aumento preocupante», afirma la responsable de seguridad laboral en CC OO, Sonia Fuentes, pues a medida que mejoran los medios y los procesos están más mecanizados debería reducirse la siniestralidad, y está ocurriendo justamente lo contrario.

Más información

A esos 5.344 accidentes hay que sumarles los 419 'in itinere', que en este caso han aumentado en un 22,82%. Y uno de esos siniestros ocurridos en el trayecto que realiza el trabajador de casa al trabajo (y viceversa) acabó en muerte. Seis son los trabajadores que perdieron la vida en Burgos en 2018, cuatro en el sector Servicios, uno en la Industria y el sexto 'in itinere'.

Es una víctima mortal menos que en el año precedente, pero aun así Ángel Citores insiste en que nadie debe morir mientras trabaja. El objetivo debe ser llegar a la siniestralidad cero, afirma el secretario general de CC OO, quien insiste en que «hay que tomarse muy en serio» la accidentalidad laboral.

Burgos sigue liderando el ránking de Castilla y León, solo superada por Valladolid, si bien «muy cerca» de sus cifras, apunta Sonia Fuentes. Y la siniestralidad ha aumentado en todos los sectores, salvo Construcción, con una ligera reducción del 0,57%. En Agricultura se ha incrementado un 19,45%, mientras que ha sido un 13% en Industria y un 12,9% en servicios.

53 heridos graves

Junto a los seis fallecidos se deben contabilizar 53 heridos graves, mientras que los leves computados ascienden a 5.704. Y, además, se han registrado más de 10.600 accidentes sin baja. «Hay que acabar con los accidentes laborales», afirma Citores, quien recuerda que no solo es cuestión de incrementar las inspecciones, que también. Hay que tomar otro tipo de medidas en las que están implicados empresarios, trabajadores y sindicatos.

Así, toca avanzar en la formación, en la cultura de la prevención y en el desarrollo efectivo de la ley de prevención de riesgos laborales, para que no se quede en papel mojado. Sonia Fuentes asegura que, detrás de los accidentes, está la escasa formación que algunos casos se da a los trabajadores, el exceso de carga de trabajo, la precaridad y la temporalidad.

Muchos trabajadores desconocen los riesgos de su puesto de trabajo o, si entran por contrato temporal, ni siquiera se dedica el tiempo necesario para formarles. Los cambios constantes de puesto o la sobrecarga laboral también están realizados con la accidentalidad pues existe una relación directa entre descansar mal o sufrir estrés con la posibilidad de tener un accidente, sobre todo 'in itinere'.

Enfermedades laborales

Con el único dato positivo que se queda Fuentes, en el balance de 2018, se refiere al mayor número de enfermedades laborales declaradas, pues muestra una mayor concienciación sobre el problema. Sigue existiendo infradeclaración, pero en 2018 se declararon 199 casos, un 35% más que en el año anterior.

 

Fotos

Vídeos