Castrillo de Murcia celebra el día grande de las fiestas del Colacho

El Colacho salta sobre los recién nacidos./Ricardo Ordóñez - ICAL
El Colacho salta sobre los recién nacidos. / Ricardo Ordóñez - ICAL

El tradicional salto del Colacho sobre los recién nacidos se celebrará este domingo a partir de las 18 horas por las calles de la localidad

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

Castrillo de Murcia vivirá este domingo el día grande de las fiestas del Colacho. Como manda la tradición, que hunde sus raíces en 1621, el Bien, representado por el Santísimo Sacramento, ganará la batalla al Mal, que en esta localidad dependiente del Ayuntamiento de Sasamón toma forma de Colacho, un mimo ataviado con careta y un vestido de colores amarillo y rojo.

El acto más conocido es el salto del Colacho, que tendrá lugar este domingo a partir de las 18:00 horas. En este rito, que ha traspasado las fronteras nacionales, el Colacho huye del Santísimo Sacramento saltando por encima de los niños menores de un año que están colocados en el suelo. Posteriormente, tras este singular personaje pasará el resto de la comitiva procesional, formada por autoridades y la custodia bajo palio con el Santísimo Sacramento. Hace un año, cerca de unos 90 niños participaron en esta original actividad.

Los únicos requisitos para colocar a un niño en el suelo son escribir en un papel su nombre y dejar un donativo. Luego lo recogerá el secretario y lo apunta en el libro de la cofradía. Todos los bebés que estén registrados podrán meterse en el futuro en el papel del Colacho, un honor que, al igual que el de ser Atabalero, solo puede ejercerse una vez en la vida. El Colacho en estas fiestas el Colacho está siendo Jorge Sancho, que cederá su puesto a otro cofrade en la renovación de cargos que tendrá lugar el domingo tras el Salto.

Fiesta desde el miércoles

Pero los vecinos de Castrillo de Murcia llevan desde el miércoles con esta celebración religiosa celebrada con motivo del Corpus Christi Unas de las citas más esperadas durante los días previos al salto, especialmente por los jóvenes de la localidad, han sido las vueltas, unas rondas por la localidad en las que el Atabalero ha anunciado con un atabal (tambor) la llegada del Santísimo Sacramento y el Colacho lo ha interrumpido. Ante esta situación, los niños han increpado al Colacho, que los ha perseguido por las calles de Castrillo de Murcia y ha golpeado con su zurriago, un utensilio construido con cola de caballo.

Singular como pocas, la Fiesta del Colacho está declarada de Interés Turístico Regional, aunque desde la Junta Vecinal de Castrillo de Murcia llevan tiempo trabajando para que sea catalogada como festividad de Interés Turístico Nacional. Además, en el pasado mes de marzo, recibió el apoyo de las Cortes de Castilla y León, que aprobó una moción para que la Junta de Castilla y León «dé el apoyo necesario dentro de los cauces administrativos reglados» a la localidad de Castrillo de Murcia para que la fiesta del Colacho sea de Interés Turístico Nacional