Más de un centenar de medineses se quedan sin ver Notre Dame

Foto de la excursión de jóvenes de Medina de Pomar durante su visita hoy al centro de París. /BC
Foto de la excursión de jóvenes de Medina de Pomar durante su visita hoy al centro de París. / BC

Alumnos de ESO de Medina de Pomar se encuentran en Paris disfrutando de las vacaciones de Semana Santa y hoy tenían previsto ver la catedral de la capital francesa

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

«Es una pena», lo sientes como tuyo» o «se nos va a quedar grabado para siempre» son algunas de las respuestas que dan los medinenses que se encuentran estos días en París disfrutando de las vacaciones de Semana Santa. Una expedición de más de un centenar de alumnos de Secundaria salió el domingo de Medina de Pomar rumbo París, donde pretendían ver una de las capitales europeas más importantes.

Sin embargo, estando en Disneyland (ayer) se enteraron de que Notre Dame estaba siendo devorada por las llamas. Hoy tenían previsto visitar la catedral parisina, pero lo que han visto más bien son los restos de uno de los monumentos Patrimonio de la Humanidad más importantes del mundo.

Los jóvenes de Medina de Pomar solo han podido ver la catedral de Notre Dame por fuera y sin su característica aguja.
Los jóvenes de Medina de Pomar solo han podido ver la catedral de Notre Dame por fuera y sin su característica aguja. / BC

Según relata Lorenzo, el párroco que acompaña a los estudiantes, cuando estaban cenando los chicos les dijeron a sus monitores que Notre Dame estaba en llama y «no les hicimos caso». Ahora, «en Francia no se habla de otra cosa porque se les ha perdido una parte importante de su vida», reflexiona Lorenzo.

A pesar de todo, este será un día que los alumnos recordarán para siempre, porque, a pesar de que a su edad las visitas culturales no están entre sus prioridades, «se les ha visto afectados por lo ocurrido».

Más información

Esta era la primera vez que en estos viajes de catequesis organizados por la parroquia de Medina de Pomar se iba a París, porque en años anteriores se había ido a Port Aventura. A pesar de la mala suerte, seguramente los medineses regresarán a casa con varias lecciones sobre la importancia mundial del patrimonio.