El centro de empleo de Asadema renovará su tecnología para facilitar el trabajo

Ramón Sobremonte (i), de Cajaviva Caja Rural, y Roberto Tapia, de Asadema. /BC
Ramón Sobremonte (i), de Cajaviva Caja Rural, y Roberto Tapia, de Asadema. / BC

La Asociación para la Ayuda de Personas con Discapacidad Intelectual ha firmado un convenio con Cajaviva de 9.690 euros para invertir en sus instalaciones

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Asociación para la Ayuda de Personas con Discapacidad Intelectual (Asadema) de Aranda de Duero mejorará las instalaciones de su centro de empleo, con la renovación de tecnología, para facilitar el trabajo en las mismas. Aquí personas con capacidades intelectuales diversas fabrican más de 300.000 estuches de madera para productos gastronómicos al año. La segunda estuchería de España.

En este centro de empleo trabajan 20 personas. La actividad de la asociación se centra en dar respuesta a las necesidades de las personas con discapacidad intelectual y a sus familias, intentando conseguir las mayores cotas de calidad de vida. Roberto Tapia, gerente de Asadema, ha apuntado que «puede que 20 personas con discapacidad empleadas aquí no parezcan muchas si tenemos en cuenta que la asociación atiende a 165 personas» pero como ha matizado Tapida, «la mayoría de nuestros usuarios son personas dependientes y muy asistenciales, por eso nuestro principal esfuerzo es la atención asistencial y continua en viviendas tuteladas y residencias».

La renovación tecnológica del centro de empleo de Asadema es posible gracias a un convenio de colaboración firmado con Cajaviva Caja Rural por el que la entidad entrega a la asociación 9.690 euros. Como ha señalado Ramón Sobremonte, director general de Cajaviva Caja Rural en Burgos, «Cajaviva quiere ser motor de desarrollo y sostenibilidad. Tiene un presupuesto de 50.000 euros anuales para diversas actuaciones comprometidas».

Cuando se analizan los datos de inserción laboral del colectivo de personas con discapacidad intelecutal, la ONCE apunta a que cuatro millones de españoles tiene algún tipo de discapacidad y, de ellos, 1,8 millones están en edad de trabajar pero solo uno de cada cuatro tiene posibilidad de acceder al mundo laboral.

Como ha reconocido Tapia, estas personas no tienen fácil la inserción laboral en la zona burgalesa de la Ribera del Duero, «las empresas están muy automatizadas, con tecnología moderna y es difícil entrar para las personas con discapacidad. Normalmente, estas se dedican a la lavandería, limpieza o jardines». El centro de empleo de Asadema es importante por el atractivo industrial que tiene, las relaciones personales que se crean y por la satisfacción que produce en los trabajadores. Es la segunda estuchería de España y sus productos se exportan a países como China, la República Dominicana o Australia.

 

Fotos

Vídeos