La cobertura de Atención Primaria alcanza el 90% en centros urbanos, pendiente de las plazas díficiles del medio rural

Centro de Salud José Luis Santamaría/JAQ
Centro de Salud José Luis Santamaría / JAQ

Se han incorporado residentes de medicina de familia y pediatría a la plantilla de los centros de salud | Los problemas se siguen concentrando en las urgencias de Atención Primaria y los consultorios rurales

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El próximo lunes, dos médicos de familia comenzarán a trabajar en el Centro de Salud José Luis Santamaría (Casa de la Vega), junto con una nueva enfermera. También se incorporará un noveno facultativo a Los Cubos, junto con otra enfermera, y se espera que para el verano lleguen cinco nuevos profesionales procedentes de Residencia, tras la incorporación de tres médicos de familia y un pediatra, este también a Casa de la Vega.

La Gerencia de Atención Primaria va, poco a poco, supliendo las deficiencias de plantilla que estaban minando la asistencia sanitaria en Burgos. «Se traen médicos pero hay muchos agujeros que tapar», reconoce la directora médica, Pilar Sanmartín, quien afirma que los problemas principales se siguen detectando en urgencias de Atención Primaria y la medicina del medio rural.

Los equipos de Atención Primaria de Burgos, Aranda de Duero y Miranda de Ebro están cubiertos al 90%, con incorporaciones también en Miranda y en Aranda Norte, donde han solicitado realizar una obra para sumar un puesto de médico de familia y otro de enfermería. Es la misma situación que en el Centro de Salud de Los Cubos, donde se hacen reformas para sumar dos plazas de médico y enfermería y, así, contar con nueve facultativos y reducir la presión asistencial.

Más información

Sanmartín espera que las plazas de Aranda estén cubiertas para después del verano, y el uno de junilio entrarían los refuerzos en Los Cubos. Tambien en junio, julio y agosto se sumarán cinco nuevos profesionales, procedentes de Residencia, y la Gerencia confía en arañar médicos residentes de Valladolid, una vez acaben el contrato que tienen en los centros de salud hasta finales de año.

«Lo que más problemas genera son las urgencias de Atención Primaria», reconoce, y si bien es cierto que las tienen cubiertas pra junio y julio, queda mucho trabajo por hacer hasta conseguir esos equipos específicos que se habían planteado, y dar estabilidad tanto al servicio como a la plantilla. Los profesionales son reticentes a contratos de médico de área, pues prefieren la estabilidad de los médicos de equipo, así que hay plazas de difícil cobertura.

Y estas se concentran en el medio rural, sobre todo en las guardias rurales. «Para que todo fuera perfecto», Atención Primaria requeriría 30 médicos para Burgos y provincia en urgencias, afirma Pilar Sanmartín, y en ello siguen trabajando. La prioridad de la nueva dirección de la gerencia ha sido siempre reforzar la Atención Primaria para reducir la presión en urgencias y, de momento, han detectado una disminución de la demanda sanitaria.

Contactos con los pueblos

En clave provincial, la gerencia ha mantenido reuniones en Belorado, Treviño o Quintanar de la Sierra. Aquí tienen especiales problemas, pues uno de los médicos se ha incorporado a Villarcayo y están buscando sustituto. En Villarcayo ya se ha solucionado el problema de la cobertura de guardias con la incorporación de dos médicos y el traspaso de otros dos al centro de salud de Casa de la Vega en Burgos.

En Fresneda de la Sierra Tirón se garantizan dos consultas semanales, a la espera de mejorar el servicio, y se ha creado una plaza de enfermería en Medina de Pomar y otra de auxiliar de enfermería para Burgos Rural. «Hay muchos frentes abiertos», afirma la directora médica, que poco a poco están tratando de cubrir, aunque son conscientes de que la Atención Primaria es algo «vivo» y siempre se debe de contar con reservas.

Además, se ha pedido a los profesionales que les transmitan sus preocupaciones y sus necesidades, para ir haciendo cambios progresivos y mejorar la atención sanitaria. Se tiene en cuenta a todos los profesionales, asegura Pilar Sanmartín, y se está trabajando en formación (y no solo para médicos y enfermeros, sino también para fisioterapeutas, matronas o auxiliares) y en los trabajos preventivos en la consulta de Primaria.