Desvalijan una carpintería metálica y acceden por un butrón a otra nave del polígono de Salas de los Infantes

Butrón abierto en Jamones El Pelayo. /BC
Butrón abierto en Jamones El Pelayo. / BC

Los ladrones robaron una furgoneta de Carpintería Metálica Ontañón, adquirida 15 días antes, para llevarse en ella todas las herramientas de la empresa

AYTHAMI PÉREZBURGOS

El Polígono Industrial San Isidro de Salas de los Infantes amaneció ayer jueves con inusitada presencia policial. Dos empresas de la localidad, ubicadas en el polígono, han sufrido dos allanamientos, con diferentes consecuencias.

La Carpintería Metálica Ontañón, como confirma una de sus propietarias, ha sido completamente desvalijada. Tanto es así que ayer, sus trabajadores no pudieron realizar ninguna tarea. Se llevaron todas las herramientas posibles como taladros, rotaflex, láseres, soldadores. Solo dejaron en la nave «las máquinas que pesan toneladas», como confirma la propietaria. Además, para llevarse todo el material, robaron la furgoneta más grande de la empresa, un vehículo que habían adquirido hace solo 15 días. Vecinos de la localidad y trabajadores del polígono han confirmado que se han cruzado con la furgoneta pero no se han fijado en quién la conducía.

Los ladrones han forzado la puerta para acceder a la nave y han revuelto todo, incluso las oficinas han amanecido completamente desordenadas. «Rabia e impotencia» es lo que siente la propietaria, quien reconoce que «no confío en que aparezca nada». Esta empresa ya sufrió un robo hace ocho años y tras interponer la denuncia, «no he vuelto a tener noticias del asunto». A lo largo de la mañana de ayer, la Policía Científico tomó muestras en la nave.

En esta carpintería metálica también robaron una maza que emplearon para abrir un butrón en otra empresa del polígono, Jamones El Pelayo. Lo curioso es que la maza apareció después en una empresa colindante a la carpintería metálica. La propietaria de Jamones El Pelayo asegura haber tenido «mucha suerte» porque, a primera vista, no se han llevado nada. Eso sí, los ladrones entraron a la nave pero se fueron sin botín. «Me da mucha rabia e impotencia, porque parece que de aquí, al no conseguir robar nada, se fueron a otro lado y ahí sí que han causado daño», explica esta mujer.

Cerca de las 22:00 horas del miércoles, las cámaras de seguridad de Jamones El Pelayo grabaron a dos hombres merodeando por los alrededores de Jamones El Pelayo. A las 23:15 horas habían saboteado las cámaras. A eso de la una de la madrugada, sonó la alarma y la dueña, al comprobar que las cámaras no funcionaban, avisó a la Guardia Civil de Burgos, que movilizaron a la patrulla de Salas de los Infantes para que se personara en el lugar. Sobre las dos de la madrugada, la Guardia Civil de Salas estuvo por allí y no vio nada extraño. «Creo que al ver a la patrulla se asustaron o esto los disuadió», reflexiona la propietaria.

En esta segunda empresa, aparentemente, solo han causado importantes desperfectos, pero no se han llevado mercancía. Las paredes de la nave son muy gruesas, por lo que tuvieron que emplear mucho tiempo en hacer el butrón con una maza. Esta empresa, al igual que Carpintería Metálica Ontañón, también ha sufrido algún robo. Jamones El Pelayo hace poco más de un año. Al igual que entonces, ahora están reforzando las medidas de seguridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos