Diez detenidos en la mayor operación contra la heroína de la década en Castilla y León

Se trata de la mayor operación contra la heroína en muchos años/GIT
Se trata de la mayor operación contra la heroína en muchos años / GIT

La Guardia Civil y la Policía Nacional desarticulan en Burgos una banda criminal dedicada al tráfico de heroína en la mayor operación realizada en la región en los últimos años

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Una operación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha permitido desarticular en Burgos a un importante grupo criminal dedicado al tráfico de drogas. Como consecuencia de la operación, denominada 'Pan y vino', han resultado detenidas diez personas, la mayoría de origen búlgaro, y se han intervenido alrededor de 4 kilogramos de heroína de gran pureza. Se trata, pues, de la mayor incautación de heroína registrada en Castilla y León en la última década.

Entre los detenidos está también la traductora que trabajaba para la Policía

Según ha explicado el subdelegado del Gobierno en Burgos, Roberto Sáiz, la operación, que se ha desarrollado en varias fases, es el resultado de un importante trabajo realizado en colaboración entre el EDOA de la Guardia Civil y el Grupo de Estupefacientes de la Policía Nacional. Fueron los agentes de este último equipo los que el pasado mes de noviembre detuvieron a una mujer que fue descubierta ofertando heroína. Ya en el momento de su detención, los agentes se incautaron de casi medio kilo de droga.

Sin embargo, lejos de finalizar la investigación en ese momento, la Policía Nacional cotejó los datos de la detenida con la Guardia Civil y descubrió que esa misma mujer ya fue investigada por el Instituto Armado en 2014 por unos hechos similares, por lo que se decidió tirar del hilo. Y, finalmente, entre ambos cuerpos han conseguido dar un gran golpe al tráfico de heroína en la comunidad.

A raíz de esa primera detención se activó un dispositivo coordinado que, en unas pocas semanas, consiguió interceptar un envío de otro kilo de heroía. En esa segunda fase se detuvo a tres personas y se obtuvo información suficiente como para dar el siguiente paso, que consistió en la desarticulación total de la banda.

Dos registros

Fruto de las investigaciones, los agentes localizaron dos puntos 'calientes'. Uno, ubicado en un chalet de Hontoria de la Cantera. El otro, en una habitación de hotel de la capital provincia. El chalet era propiedad del cabecilla de la banda y su mujer y allí fue localizado otro medio kilo de heroína. En este sentido, el capitán Garrido, de la Guardia Civil, ha querido poner en valor la actuación de sus agentes, toda vez que la droga fue localizada enterrada en el jardín tras varias horas de registro infructuoso, por la noche y en pleno mes de diciembre. Un acto, a su juicio, de «perseverancia» y profesionalidad.

Por su parte, en el segundo registro efectuado a mediados de este mes de enero, se localizaron otros dos kilos de droga, que sumados a los anteriores paquetes, convierten a la operación 'Pan y vino' en el mayor golpe contra el tráfico de heroína de toda la década en Castilla y León. A este respecto, el propio capitán Garrido ha recordado que en 2017, en toda la región fueron incautados apenas 800 gramos.

Además, y a falta del análisis pormenorizado de la droga, todo hace indicar que se trata de heroína de una «gran pureza», que en el mercado negro podría convertirse fácilmente en unas 40.000 dosis.

Diez detenciones

En total, la rama central de la operación se ha saldado con la detención de nueve personas, la mayoría de ellas de origen búlgaro y con edades comprendidas entre los 40 y los 70 años de edad. A los nueve miembros de la banda se les ha sumado una décima detención practicada sobre la intérprete contratada por la Policía para realizar las traducciones de la investigación. Y es que, en mitad de la operación, los agentes comprobaron que la intérprete, también de origen búlgaro, estaba realizando «traducciones sesgadas» y facilitando información a la banda, por lo que se le ha imputado un delito de revelación de secretos. Todos ellos han pasado ya a disposición judicial y, de hecho, cinco ya están en la cárcel.

Asimismo, también han sido intervenidos 3.000 euros en metálico y dos vehículos que se utilizaban para realizar los transportes. En principio, no se han encontrado armas, si bien, los agentes consideran que se trataba de un grupo «muy peligroso». No en vano, aseguran, tomaban «importantes medidas de seguridad» y actuaban con «mucha frialdad». De hecho, se cree que el grupo llevaba operando en la provincia desde hacía «4 ó 5 años».

Repunte en el consumo y el tráfico

Con todo, los investigadores de la Guardia Civil y la Policía Nacional entienden que la droga incautada se distribuía desde la provincia a toda la franja norte peninsular, y no exclusivamente en la provincia. «No hay tanta demanda en Burgos», ha asegurado el comisario jefe de la Policía, Jesús María Nogales.

Aún así, ha subrayado, el tráfico y el consumo de heroína han registrado un «repunte» en los últimos años. «Es difícil ver a alguien con una jeringuilla», pero las formas de consumo son diferentes. A este respecto, el propio subdelegado ha insistido en que «la heroína no es una droga del pasado, sino del presente, y trabajaremos para que no sea una droga del futuro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos