Las cuadrillas forestales ya están trabajando en Burgos y la Diputación empezará a diseñar el nuevo plan de empleo en septiembre

Trabajador forestal/El Norte
Trabajador forestal / El Norte

Las cuadrillas forestales ya están trabajando en la provincia de Burgos después estar paradas durante más de un mes | El plan subvencionado por la Junta concluirá en noviembre

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Diputación de Burgos quiere evitar los problemas registrados este año en el plan de empleo forestal, que ha permitido la contratación de 36 personas a través de seis cuadrillas forestales, que ya se encuentran trabajando en la provincia pero con cierto retraso sobre el plan previsto. Y es que la falta de vehículos, la inadecuación de los locales municipales y problemas con los reconocimientos médicos han obligado a mantener las cuadrillas paralizadas durante más de un mes.

Lorenzo Rodríguez, el portavoz del equipo de Gobierno, ha explicado que las cuadrillas ya están trabajando, si bien es cierto que en algunas pueden faltar operarios por bajas o renuncias a raíz de los retrasos acumulados. La Diputación ha estado a punto de perder los 350.000 euros con los que la Junta subvencina el programa de empleo y no está dispuesta a que, el próximo año, se corra el mismo peligro.

Más información

Por ese motivo, Rodríguez ha avanzado que en septiembre se pondrán a trabajar para definir las zonas que se verán beneficiadas por el plan de empleo de 2020, escogiendo los municipios en los que trabajarán las cuadrillas forestales. De este modo, cuando en marzo o abril la Junta conceda las ayudas, se tendrán controlados locales municipales y vehículos, para comenzar a trabajar en el momento en el que se formalicen las contrataciones y se supere el periodo de formación.

Las cuadrillas forestales se contrataron a mediados de junio. Sin embargo, un mes más tarde seguían sin poder trabajar en las zonas asignadas, realizando labores de mejora ambiental en los entornos rurales, limpieza de sendas y montes o actuaciones de accesibilidad. Hubo problemas con las evaluaciones de riesgos laborales y los reconocimientos médicos; también con los vehículos para el desplazamiento de los operarios.

Y con los locales habilitados por los ayuntamientos para servir de punto de encuentro, vestuario y almacenamiento de la intendencia, que no estaban en condiciones idóneas. Si se prepara el plan con suficiente tiempo, insiste Rodríguez, los ayuntamientos podrán tener listos los locales para cuando lleguen las cuadrillas forestales, y la Diputación hará lo propio con los vehículos.

El portavoz ha insistido en que «por parte de la Diputación se ha hecho un gran esfuerzo», y ha afirmado que las cuadrillas no han estado tanto tiempo paralizadas, pues se ha podido trabajar. Eso sí, el plan de empleo forestal no verá modificados, en principio, sus plazos, y finalizará como estaba previsto en noviembre, pese a los retrasos acumulados.