Los pueblos ya pueden solicitar las ayudas para cubrir el suministro de agua mediante cisternas

Lorenzo Rodríguez, portavoz del equipo de Gobierno/PCR
Lorenzo Rodríguez, portavoz del equipo de Gobierno / PCR

La Junta de Gobierno de la Diputación ha aprobado el Plan de Sequía, dotado con 160.000 euros | Se cuenta con ayuda de la Junta de Castilla y León por valor de 115.000

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El Plan de Sequía, dotado con 160.000 euros para ayudar a los municipios que requieren de abastecimiento de agua potable a través de cisternas, ha sido aprobado esta mañana en la Junta de Gobierno de la Diputación, tras pasar la semana pasada por la comisión correspondiente. Así, los municipios ya pueden solicitar las subvenciones para cubrir el coste de los camiones cisterna.

Son los ayuntamientos lo que, ante la falta de agua bien por sequía, bien por avería o cualquier otro tipo de incidente, deben solicitar a solicitan a la Institución Provincial el abastecimiento de agua. Los técnicos de la Diputación pasan el aviso a la empresa suministradora y esta, en el menor tiempo posible, envía la correspondiente cisterna. Y luego le pasa la factura al consistorio.

Cada cisterna viene a costar 400 euros, pero a través de las ayudas recién aprobadas, los municipios solo tienen que aportar 80 euros. El resto lo abona la Junta de Castilla y León (200) y la Diputación (120), gracias al convenio de colaboración suscrito en este Plan de Sequía. En virtud del mismo, el Gobierno regional aporta 115.000 euros y la Institución Provincial 45.000.

Las ayudas del Plan de Sequía se pueden pedir durante todo el año, ha recordado el portavoz provincial, Lorenzo Rodríguez, si bien es ahora en verano cuando se registra un mayor número de demandas. La sequía y el aumento de población en los pueblos generan falta de abastecimiento, que se tiene que paliar con los camiones cisterna. También las averías en la red de saneamiento obligan a solicitar la ayuda provincial.

En Pedrosa de Río Urbel, y su pedanía de Marmellar de Abajo, tuvieron que ser atendidas el pasado julio. Es, de momento, la única urgencia recibida en la Diputación, afirma Rodríguez, si bien se espera que la situación se complique de cara a finales de agosto y en septiembre, cuando la sequía será más acuciante. Los municipios que soliciten las ayudas tienen un tope de 30.000 euros, pero nunca se ha superado.