Ecologistas en Acción: «La coexistencia de la ganadería extensiva y el lobo es posible»

Juan Ángel de la Torre, Isabel Díez y Leandro Valle/IAC
Juan Ángel de la Torre, Isabel Díez y Leandro Valle / IAC

La organización ambiental ha elaborado un catálogo de siete medidas que debería de ser implementado por las instituciones para preservar la población lobera sin daños en explotaciones ganaderas

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

‘Vivir con lobos’ es el nombre del proyecto de Ecologistas en Acción para encontrar la forma de que el lobo, el animal que está en la cúspide de la pirámide de predadores de la península ibérica, no sea visto como una amenaza entre los ganaderos. Y es que desde la organización ambiental lo tienen claro, «la coexistencia de la ganadería extensiva y el lobo es posible». Sin embargo, para conseguir esa coexistencia es necesario que las administraciones estatales, autonómicas y provinciales apliquen siete medidas que han resultado de un amplio proceso participativo, en el que medio centenar de ganaderos, que conviven sin conflicto con el lobo, han puesto en común los elementos a tener en cuenta.

Por eso, ‘Vivir con lobos’ es una guía que pretende desmitificar la acción del lobo, ya que, teniendo en cuenta algunas medidas de autoprotección, los efectos sobre las explotaciones extensivas serán mínimos y prácticamente insignificantes, aseguran desde Ecologistas en Acción. Además, es trabajo de las administraciones cuidar de esta especie porque «es garante de la supervivencia de la supervivencia de los ecosistemas», ha explicado esta mañana Isabel Díez, responsable del proyecto. Asimismo, Díez ha añadido que no se trata de elegir entre el lobo y la ganadería porque «la coexistencia es posible».

En esta misma línea se ha referido el presidente de la Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico (Ascel), Juan Ángel de la Torre, quien ha asegurado que la gestión pública que se hace de la población del lobo está «entre la torpeza y el esperpento». Y es que, para De la Torre, el control de población que se aplica en España no es compatible con los predadores apicales -los que se sitúan en lo más alto de la cadena alimenticia-, ya que la caza de ejemplares aleatoria provoca desequilibrios que, a menudo, dan un resultado contrario al pretendido, ha indicado el presidente de Ascel. Además, los lobos, al igual que todos los predadores apicales, son una especie que se autorregula y que, por el contrario de los mensajes que se lanzan desde medios de comunicación e instituciones, no ha crecido estos últimos años, defiende De la Torre.

Burgos, «la peor provincia»

Acercando el foco a la provincia burgalesa, De la Torre asegura que es el territorio de la comunidad en el que peor se están haciendo las cosas. En Burgos se cazan, de manera oficial, una media de 15 lobos cada año, y eso, a pesar de que no se hayan registrado ataques a explotaciones ganaderas. Es por esto que el presidente de Ascel critica la «aleatoriedad» que se aplica desde la administración. Asimismo, aunque no se atreven a dar cifras, desde Ascel tienen claro que «hay un sumidero» por el que los furtivos o el uso de venenos está causando muchas más bajas de las que se registran de manera oficial.

La asociación que promueve el estudio y la conservación del lobo también defiende que en Burgos podrían coexistir cuatro manadas más de las 17 existentes en estos momentos. Además, De la Torre ha explicado que la existencia de lobos en la mitad este de la provincia es especialmente baja y los ataques a explotaciones ganaderas a menudo inexistentes, lo que no evita que desde la administración se autorice a cazar siete lobos, en esa política de control de la población.

Todo lo expuesto ha sido corroborado por Leandro Valle, un ganadero de Las Merindades, que cuenta con 1.200 ovejas en una explotación extensiva que siempre ha convivido con el lobo en perfecta armonía. Valle ha explicado que «el lobo nunca me ha causado ningún daño». Sin embargo, según el ganadero, el lobo sí ha generado un ecosistema más equilibrado y protegido, que ha dado como resultado que el 75 por ciento de los partos que se registran en su explotación sean dobles, algo que asegura que es gracias a ese equilibrio del entorno.

Medidas concretas

Así las cosas, Ecologistas en Acción hará llegar a las administraciones las medidas recogidas en su proyecto ‘Vivir con lobos’ para tratar de hacer cambiar la política hacía esta especie. Entre las propuestas que se recogen en el documento se encuentra un incremento de ayudas a los costes derivados de un manejo del ganado compatible con la presencia de grandes carnívoros, el reconocimiento legal de los perros de defensa de ganado como animales de trabajo, el pago de las indemnizaciones por ataques de lobo en tiempo y forma, la promoción de la prevención de daños antes de que el lobo llegue a la zona, el fomento de los canales cortos de comercialización y el desarrollo de la una ley de ganadería extensiva adaptada a las pequeñas explotaciones. Con la puesta en marcha de estas medidas, desde Ecologistas en Acción están convencidos de que la convivencia con el lobo dejaría de ser traumática para pasar a ser respetada por ser el garante del equilibrio del ecosistema.

Temas

Burgos

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos