Foronda: «Estoy recogiendo el despacho del Ayuntamiento, con una sonrisa»

Salvador de Foronda/ICAL
Salvador de Foronda / ICAL

Salvador de Foronda iba de número tres al Senado por el Partido Popular, pero se ha quedado fuera igual que Cristina Ayala | Foronda tampoco va en las listas municipales aunque se abstiene de valorar su futuro

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El día de la resaca electoral tras las Elecciones de Generales, históricas para el PSOE, Salvador de Foronda se encuentra trabajando en el despacho del Ayuntamiento de Burgos, donde es concejal de Hacienda desde hace ocho años. Y está comenzando a vaciarlo, pues sea cual sea el resultado de las elecciones de mayo, De Foronda no volverá al Consistorio pues ha quedado fuera de la lista encabezada por Javier Lacalle.

«Estoy recogiendo el despacho, tranquilamente y con una sonrisa», explica De Foronda cuando se le llama para valorar los resultados electorales de ayer domingo y conocer cuál será su futuro una vez ha quedado fuera del Senado. El Partido Popular ha perdido 35.000 votos, se ha quedado con un único diputado y un único senador, y será Javier Lacalle quien vaya a Madrid a la Cámara Alta.

Más información

Sin embargo, De Foronda se abstiene de realizar valoraciones y afirma que le corresponde al partido. «No voy a entrar en valoraciones», insiste, pues la candidtura es del PP y es la formación la que debe analizar los resultados en su conjunto, sin que quepa una valoración personal. Eso sí, reconoce que «no se acaba el mundo, ni mucho menos« por haber quedado fuera del Senado, a donde iba de número tres del PP tras Cristina Ayala, que también se ha quedado sin puesto.

«No voy al Ayuntamiento», recuerda, pero «no piensa decir absolutamente nada» de su futuro político o personal. «Por principios, no me corresponde entrar a valorar» esas cuestiones, pero «no esto ni mucho menos disgustado», afirma. En las elecciones las decisiones las toman los ciudadanos con sus votos, apunta, y el resultado «hay que aceptarlo con una sonrisa». «No es tiempo de hablar de encajes políticos», insiste.

Mientras, Salvador de Foronda va vaciando el despacho en el Ayuntamiento, pues si bien todavía quedan algunas semanas para el relevo, en ocho años como concejal de Hacienda se ha acumulado mucha documentación, reconoce. «Es el momento de que vaya recogiendo», afirma, poco a poco y poniendo orden para cerrar una etapa que, «en absoluto», supone el fin del mundo.