El Gobierno desbloquea la habilitación de 20 plazas de formación de Medicina Familiar en Burgos y 18 de Enfermería

Manifestación en Burgos en defensa de la Atención Primaria. /Ricardo Ordóñez/ICAL
Manifestación en Burgos en defensa de la Atención Primaria. / Ricardo Ordóñez/ICAL

El Hospital Santiago Apóstol, de Miranda de Ebro, y el Santos Reyes, de Aranda de Duero, se habilitarán para impartir la docencia en estas especialidades

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Gobierno ha desbloqueado la habilitación de más plazas de formación especializada y de Enfermería (EIR), Medicina Familiar y Comunitaria (29 en Burgos y 6 en Soria) yEnfermería en la misma rama (18 en Burgos y 6 en Soria), así como la habilitación de 14 dispositivos asociados, , para que se imparta la docencia en estas especialidades.

Entre estos dispositivos figuran el Hospital Santiago Apóstol, de Miranda de Ebro; y el Santos Reyes, de Aranda de Duero, a los que, «la ministra Dolors Montserrat había retirado la acreditación en mayo de 2015», apunta Martín que recuerda que ahora estos centros hospitalarios, «podrán estar disponibles para las rotaciones de los residentes que inician su residencia en mayo de este año».

Las nuevas plazas acreditadas podrán ser incluidas en la próxima convocatoria de pruebas selectivas de 2019 para el acceso en 2020 a esta formación. Pero, sostiene Martín, que «esto solo sucederá si la Comunidad Autónoma considera oportuno ofertarlas».

Unas medidas que la viceportavoz del GPS en las Cortes de Castilla y León y portavoz de Sanidad, Mercedes Martín, ha puesto en valor, a la vez que ha expresado su deseo de que este desbloqueo tenga continuidad con las políticas que, necesariamente, debe impulsar en el territorio el Gobierno de Castilla y León.

Sin embargo, la viceportavoz socialista expresa su preocupación y su escepticismo ante el posible bloqueo de este trámite en este momento dada la tendencia de la Consejería de Sanidad respecto a la sanidad y sus profesionales.

«El hecho de que el Sacyl de Sáez Aguado no haya hecho nada en años y de que el Ministerio de Sanidad de Ana Pastor y Dolors Montserrat no estuvieran por la labor solo conduce a la conclusión irrefutable del desmantelamiento premeditado e ideológico para desprestigiar intencionadamente la sanidad pública», lamenta Martín, quien considera que «por decencia la Junta debe emplearse en continuar este trámite para que haya más plazas de personal sanitario».