Grefa comienza a estudiar la reintroducción del quebrantahuesos en la Demanda tras el éxito con el buitre negro

Un quebrantahuesos (izquierda) y un buitre negro en un punto de alimentación pirenaico. /PRBNC / Buseu Project
Un quebrantahuesos (izquierda) y un buitre negro en un punto de alimentación pirenaico. / PRBNC / Buseu Project

Zonas de la provincia de Burgos como la Sierra de la Demanda y la comarca del Arlanza se vislumbran como hábitat predilecto para el quebrantahuesos, con numerosos avistamientos de ejemplares de diferente procedencia

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Proyecto Gypaetus Monachus, lanzado por la asociación naturalista GREFA para contribuir a recuperar las poblaciones europeas de las rapaces necrófagas amenazadas, está permitiendo el asentamiento del buitre negro en dos zonas del norte de España donde se había extinguido, en Pirineos y la comarca burgalesa de la Sierra de la Demanda. Al mismo tiempo, este proyecto ha comenzado a estudiar posibles zonas de reintroducción del quebrantahuesos en el norte del Sistema Ibérico.

Gracias a este proyecto, una nueva colonia de buitre negro comienza a perfilarse en la Sierra de la Demanda, donde esta especie había desaparecido como reproductora. Este éxito ha sido posible gracias a la liberación de 31 ejemplares desde 2017 en el sector burgalés de estas montañas. De estas aves, 21 de ellas, es decir, casi el 70%, permanece en la misma zona en la que fueron liberadas, un dato que refuerza la posibilidad de que la especie se reproduzca en un futuro cercano en el área de reintroducción, que es el objetivo del proyecto.

Buitres negros en la zona de reintroducción de la Sierra de la Demanda, ubicada en el municipio de Huerta de Arriba.
Buitres negros en la zona de reintroducción de la Sierra de la Demanda, ubicada en el municipio de Huerta de Arriba. / GREFA / Proyecto Gypaetus Monachus

La presencia de estos buitres negros ha atraído al lugar a un mínimo de ocho ejemplares procedentes de otras colonias españolas de la misma especie. Otro logro derivado de las liberaciones de buitres negros en la Sierra de la Demanda ha sido la formación de 11 parejas hasta el momento, de las cuales 9 permanecen activas y 4 de ellas han comenzado a construir sus nidos durante la actual temporada de cría en las plataformas artificiales que el Proyecto Gypaetus Monachus ha instalado en los pinares de la zona.

Estos buenos resultados han hecho que Grefa se anime a adentrarse en el estudio para la reintroducción de otra rapaz, el quebrantahuesos, en el norte del Sistema Ibérico. Esta especie está catalogada en España como 'en peligro de extinción. Grefa ya ha comenzado a realizar los primeros estudios para evaluar la posibilidad de llevar a cabo la reintroducción de la especie.

Una de las primeras parejas de buitre negro que ha construido su nido en la Sierra de la Demanda, gracias a las liberaciones de ejemplares.
Una de las primeras parejas de buitre negro que ha construido su nido en la Sierra de la Demanda, gracias a las liberaciones de ejemplares. / GREFA / Proyecto Gypaetus Monachus

«Zonas de la provincia de Burgos y de La Rioja como las Sierras de la Demanda y Urbión y la comarca del Arlanza se vislumbran como hábitat predilecto para el quebrantahuesos, con numerosos avistamientos de ejemplares de diferente procedencia», ha indicado Ernesto Álvarez, presidente de Grefa.

A mediados de octubre de 2018 un quebrantahuesos, procedente del Maestrazgo castellonense, fue observado, a mediados de octubre de 2018, sobrevolando la zona de reintroducción del buitre negro de la Sierra de la Demanda burgalesa.

«Una nueva población en territorio burgalés o riojano facilitaría mucho la comunicación de las poblaciones de quebrantahuesos entre los Pirineos, último reducto ibérico de la especie, y las zonas de Asturias, Andalucía y la Comunidad Valenciana donde hay en marcha proyectos para reintroducirla», prevé Álvarez.