Homenaje a la trashumancia con la despedida de los pastores en Tolbaños

Los pastores parten hacia Extremadura con el ganado/BurgosConecta
Los pastores parten hacia Extremadura con el ganado / BurgosConecta

El municipio burgalés celebra una fiesta para recordar los viajes del ganado con destino a Extremadura

PATRICIA CARRO

Cumpliendo con la tradición, los pastores trashumantes de Tolbaños de Arriba dejan los montes del Valle de Valdelaguna para trasladarse a Extremadura. Buscan temperaturas más suaves, unas condiciones meteorológicas menos más benignas que el duro invierno burgalés. La trashumancia forma ya parte del pasado del municipio serrano, pero sus vecinos no quieren olvidar una actividad que marcó la vida de sus habitantes durante generaciones, así que este sábado se vuelve a recrear la Despedida de los Pastores.

Las asociaciones La Piña y El Salterio y la Junta Vecinal de Tolbaños de Arriba son los responsables de esta fiesta-homenaje de la que participa todo el pueblo. Las mujeres llevan su traje de serranas y sus mejores abalorios y los hombres visten zahones, albarcas y pellizas, sin olvidar las zamarras, ha apuntado Diego Serrano, miembro de la organización. El objetivo es recordar la tradición de la trashumancia, y mostrar cómo influyó en el modo de vida del municipio, sus tradiciones, las construcciones e incluso el paisaje de La Demanda.

En el pueblo se recrean estampas tradicionales
En el pueblo se recrean estampas tradicionales / BurgosConecta

Se trata de reconocer la dura vida del pastor trashumante, que se pasaba medio año viviendo en Burgos y el otro medio en Extremadura, lejos de su familia, ha insistido Serrano. Pero también, de reconocer a las mujeres del pueblo, pues ellas eran las que tiraban de las familias en el día a día, ante la ausencia de los hombres. Serrano ha recordado que, si bien parece que la trashumancia es algo del pasado, no lo es tanto, pues se estuvo practicando hasta mediados del siglo XX, unas cuantas generaciones atrás.

Bellas estampas serranas

La Despedida de los Pastores ha arrancado a primera hora de esta mañana con un contundente desayuno de migas pastoriles, con hogazas picadas y puestas a remojo en el día anterior. Se elaboran al modo tradicional, como lo hacían los pastores en sus viajes, a fuego de roble lento y volteado con paciencia. A las 11:00 la comitiva se ha trasladado a la Ermita del Salterio, en la que se canta la Salve con la que las mujeres pedían a la patrona protección para sus maridos en el viaje que iniciaban.

La actividad pretende recordar la dura vida de los trashumantes y reconocer el trabajo de las mujeres

A continuación, se recorrerá el pueblo para disfrutar de las “bellas estampas tradicionales” que, una vez más, recrean los vecinos. Se entra previo pago de los correspondientes maravedíes al alcalde, y tras recoger al ganado de las eras. En el pueblo se encontrarán talleres de hilado, lavado o teñido de lana, además de estampas familiares. La salida se realiza por el Campo de Revilla, en el que se ha construido un chozo de pastor y un corral de ovejas, y allí los pastores son despedidos al son de la canción típica ‘Ya se van los pastores a la Extremadura’.

La Despedida a los Pastores se completará con una exposición de paneles en la que se explica la trashumancia, cómo era la vida en Tolbaños, los trajes típicos o las tradiciones del municipio. También habrá un mercado de artesanía, un vermú con música y una comida de hermandad en la que se servirá frite, el plato de fiesta de los pastores, y sopas de ajo. Por la tarde, a la 18:30, en la Iglesia de Tolbaños tendrá lugar la actuación de Aventar, grupo de música tradicional de Burgos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos