Insatisfacción entre los alcaldes de Burgos ante los compromisos poco «tangibles» de la Junta para la sanidad del medio rural

Los alcaldes rurales se quejan de la falta de médicos, enfermeras, fisioterapeutas o matronas. /Gabriel de la Iglesia
Los alcaldes rurales se quejan de la falta de médicos, enfermeras, fisioterapeutas o matronas. / Gabriel de la Iglesia

El consejero ha remitido un documento que no recoge ni medidas concretas ni plazos cerrados | Los alcaldes lo consideran insuficiente y creen que Sanidad intenta «darles largas»

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Las buenas vibraciones con las que salieron los alcaldes de la reunión con el consejero de Sanidad, el pasado 8 de febrero, les han durado poco. Lo justo hasta que han recibido el documento de compromisos que les anunció Antonio María Sáez Aguado, bastante pobre pues ni recoge medidas concretas para paliar los problemas sanitarios ni plazos para implantar las escasas propuestas que se ofrecen como solución hasta que se cierre un acuerdo político y social para reorganizar la Atención Primaria en Castilla y León.

«Los compromisos no son tangibles, y no son suficientes», asegura la alcaldesa de Lerma, Celia Izquierdo, que fue la que inició la movilización impulsando mociones municipales y a la que han designado como portavoz de los alcaldes de las zonas básicas de salud de la provincia. La semana pasada, la Consejería de Sanidad remitió un escrito de contestación a las mociones, que fue bastante decepcionante, pues venía a decir que todo funciona bien en la sanidad rural.

«No nos quejamos de vicio», insiste Izquierdo, y así se puso de manifiesto en el encuentro del 8 de febrero, donde cada alcalde explicó las particularidades de su área básica de salud. Faltan médicos de familia, enfermeros, pediatras, fisioterapeutas o matronas; las ausencias y bajas no se cubren; tampoco las jubilaciones; y los sanitarios tienen que andar de pueblo en pueblo, pasando más tiempo en carretera que en los consultorios médicos.

Celia Izquierdo asegura que «está claro que hay un problema» y, por ese motivo, le exigen soluciones a la Junta, pues la sanidad es competencia del Gobierno autonómico, no de los ayuntamientos, aunque sí es una de sus principales preocupaciones. De ahí que los alcaldes también están insatisfechos con el documento que ha llegado días después, en respuesta a la reunión; un documento de compromisos que no es tal.

No recoge medidas concretas, ni plazos, simplemente propuestas ambiguas que han dejado mal sabor de boca a los alcaldes. El consejero insiste en que mantendrán las plantillas actuales de Atención Primaria, los consultorios locales y la atención a domicilio, y que plantearán medidas para incentivar la cobertura de plazas en el medio rural, junto con otros incentivos como la recuperación de la productividad variable.

La alcaldesa lamenta la ambigüedad de estas propuestas, pues no se sabe, por ejemplo, en base a qué criterios se concederán los incentivos de productividad y si los médicos del medio rural se van a ver favorecidos. Lo mismo ocurre con la promesa de abonar complementos retributivos para compensar el aumento de carga laboral, que si bien en el medio urbano se traduce en más tarjetas por médico, en el medio rural tiene más que ver con asumir más consultas e incrementar los viajes entre consultorios.

«No hay compromisos ni plazos concretos» y las propuestas que se realizan «no nos son suficientes», ha afirmado Celia Izquierdo, pues no garantizan la prestación del servicio en el medio rural. Una de esas propuestas pasa por reforzar el transporte a la demanda y, a modo de proyecto piloto, se va a estudiar la zona básica de salud de Lerma, que es la que tiene mayor número de consultorios locales (48, en concreto). Sin embargo, no se sabe ni cómo lo van a hacer, ni cuándo se va a poner en marcha el proyecto ni cómo se va a aplicar «de manera progresiva» en el resto de zonas básicas. «Queremos soluciones para toda la provincia» y no solo para una zona básica como Lerma.

Con el escrito del consejero, los alcaldes se quedan con la sensación de que «nos están dando largas» y se avanza muy poco. Se les remite a una próxima reunión, pero insisten en que se deben recuperar los consejos de salud en aquellas zonas básicas en las que no se reúnen, pues es el lugar idóneo para plantear problemas, necesidades y soluciones.

También, piden los alcaldes que se les tengan en cuenta para los acuerdos políticos y sociales que llevarán a reorganizar la Atención Primaria en Castilla y León.

Los alcaldes ven positivo que, al menos, haya habido un primer acercamiento, aunque están insatisfechos con los resultados. Están abiertos a seguir trabajando y colaborando, pero siempre que vean soluciones concretas y factibles sobre la mesa para garantizar una Atención Primaria de calidad en el medio rural. Son conscientes de que se trata de un problema que ha estado «latente» durante mucho tiempo, pero ahora ha salido a la luz y hay que buscar soluciones satisfactorias para todos.