Villarcayo inicia la limpieza con zonas aún anegadas por el Nela

En Villarcayo han empezado ya a limpiar/BC
En Villarcayo han empezado ya a limpiar / BC

El agua ha comenzado a retirarse en Villarcayo, si bien todavía quedan zonar encharcadas, sobre todo las próximas a la ribera/ Los daños serán mayores que los de 2015

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El agua del Nela sigue anegando buena parte de Villarcayo, si bien se ha retirado de la mayoría de las calles que, en la jornada del jueves, se habían convertido en ríos. El Ayuntamiento, con la colaboración de más de un centenar de voluntarios, vecinos de la villa, ha comenzado ya las labores de limpieza y adecentamiento, mientras el Nela continúa bajando lentamente su caudal.

El alcalde de Villarcayo, Adrián Serna, ha explicado que los trabajos de limpieza comenzarán por las calles libres de agua, así como por el polideporitvo, el campo de hierba artificial, las pistas de pádel, el centro joven, la escuela de hostelería, el local de las Amas de Casa y la parte exterior del colegio Princesa de España (que sigue sin clases), pues ahí ya no hay agua pero sí suciedad.

Más información

El centro de salud ya es accesible, después de que ayer tuviesen que suspenderse las consultas, quedando únicamente habilitada la zona de Urgencias, previa llamada a las ambulancias. Hoy los facultativos están trabajando con cierta normalidad, y los vecinos etán cada vez más tranquilos, esperando poder recuperar la tranquilidad.

Mientras, le Nela continúa anegando los alrededores del instituto Merindades de Castilla, así que el acceso es inviable y las clases están suspendidas, si bien las propias instalaciones docentes no están afectadas por la inundación. Agua también hay en el campo de fútbol, que seguramente se consiga limpiar hoy, y en toda la zona de la ribera, en el parque de El Soto.

El dispositivo de limpieza cuenta con la plantilla íntegra del Ayuntamiento y con voluntarios, que esta mañana han respondido a la llamada municipal, «con una colaboración muy positiva». También se están utilizando bombas para achicar el agua de lonjas, bajos y locales, y este viernes tocará darse una vuelva por el término municipal para determinar qué daños ha causado el desbordamiento del Nela en caminos, carreteras, pedanías y espacios municipales.

Medina de Pomar vuelve a la normalidad

La situación está mucho más tranquila en Medina de Pomar, donde los principales problemas, registrados en carreteras cortadas al tráfico, ya se retiraron a última hora de la tarde ayer. Ahora toca evaluar los daños, revisar caminos rurales, carreteras, pedanías y saneamientos, ha explicado el concejal Jesús María Díez, a fin de solicitar las ayudas que se consideren oportunas.

Los desbordamientos del Trueba y del Nela no han afectado al caso urbano, más allá de los vecino del barrio de Medinabella, cuyas lonjas se llenaron de agua y que, hoy, tras los achiques, tendrán que ir limpiando.

Los bomberos realizaron ayer hasta una decena de intervenciones, entre ellas, el rescate de un matrimonio que se había quedado atascado en un arroyo con su todoterreno y la evacuación de un vecino de Puente Villanueva, que al ver el agua a las puertas de su vivienda pidió ayuda de los bomberos para salir.

El Trueba alcanzó su máximo a las tres de la tarde de ayer, con 2,66 metros de altura y 214,58 metros cúbicos por segundo. A medianoche ya había bajado a 1,68 metros y 79,27 metros cúbicos por segundo, y la tendencia es la baja.

Carreteras

La prueba de que la situación se va normalizando son las carreteras. Tras trece incidencias de la DGT ayer, y muchas más en carreteras secundarias, quedan cortadas al tráfico la BU-643 en Orbaneja del Castillo (por desprendimiento de la ladera) y la BU-530 en Palazuelos de la Cuesta (por inundación).

Hay balsas de agua en la BU-520 en Quintana Martín Galíndez, en la BU-530 en Trespaderne, en la BU-551 en La Cerca, en la BU.552 en Berberana, en la BU-561 en Vilarcayo y en la BU-562 en Villacomparada de Rueda.

Las comunicaciones de Villarcayo con Medina, Puentedey y Bocos, en las CL-628 y CL-629, están recuperadas.

Se ha dado parte ya a los seguros y, desde la Diputación, la Delegación de la Junta y la Subdelegación del Gobierno se han puesto en contacto con el Ayuntamiento para ofrecerles su ayuda. Adrián Serna recuerda que, primero, toca evaluar los daños, que serán superiores a los registrados en 2015, pues la avenida ha sido más importante. Entonces, se valoraron en 1 millón de euros y el Gobierno les aportó una ayuda de 500.000 euros.

En descenso

El Nela continúa su descenso, tras alcanzar los máximos a las nueve de la mañana del jueves, con 3,65 metros de altura y 165 metros cúbicos por segundo, seis metros de altura más que en 2015. A medianoche había bajado ya a 3,18 metros y 128 metros cúbicos por segundo, traspasando el problema aguas abajo. En Trespaderne estuvieron esperado el hasta entrada la noche, cuando sobre las diez alcanzaron el máximo de 5,81 metros y 669 metros cúbicos por segundo.

En Trespaderne, el Nela ya había inundado toda la ribera, las huertas bajas, el camping y el polideportivo municipal, como hiciera en 2015, si bien es cierto que con menor fuerza. El agua llegó con menos corrientes y eso ha minizado, en parte los daños, que ahora tendrán que ser evaluados por el Ayuntamiento. El pueblo, dada su ubicación en altura, no ha sufrido daños y solo se ha vigilado una vivienda próxima a la ribera.

Tranquilos también están en Frías después de que el Ebro, pese a bajar cargado, se controló bastante bien. Se anegaron las riberas, las huertas y los invernaderos próximos y hubo que evacuar a dos familias, cuyas viviendas están en la zona baja del municipio. Los daños no han sido tan importantes como los registrados en 2015, con numerosas evacuaciones y el camping destrozado.

Multimedia