La crecida del Ebro obliga a desalojar vecinos, cortar calles y cerrar dotaciones públicas en Miranda

Imagen de los trabajos realizados para contener el agua/Avelino Gómez/EL CORREO
Imagen de los trabajos realizados para contener el agua / Avelino Gómez/EL CORREO

La CHE revisa al alza sus previsiones, dejándolas próximas a los datos registrados en las inundaciones de 2015/ Se han alcanzado 935 metros cúbicos por segundo y 6,38 metros de altura

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Cuatro años después de las graves inundaciones de 2015, una crecida del Ebro vuelve a poner en jaque a Miranda, con desalojos de viviendas, retirada de vehículos e inundaciones de lonjas y garajes, mientras se mantiene la situación de alerta.La jornada del jueves ha sido de gran inquietud, con una noche todavía más complicada, viendo que los niveles se aproximaban a los registrados en 2015.

Finalmente, las máximas se han rozado de madrugada, alcanzando los 935 metros cúbicos por segundo y los 6,38 metros de altura. La tendencia a primera hora de la mañana es de descenso, pero el daño ya está hecho.

Por la tarde, el Ayuntamiento había tomado la decisión de definir una estrategia a partir de la previsión de que el Ebro pudiera alcanzar los 950 metros cúbicos por segundo, con una altura de 6,25 metros, y con la vista puesta en el horizonte de las diez de la noche, cuando se esperaba que se alcanzasen los niveles máximos de esta crecida.

Desdecían de este modo a la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), que había previsto unos máximos de 900 metros cúbicos pro segundo y 6,10 metros de altura. Y el Ayuntamiento acertó. La CHE revisió al alza las predicciones a última hora, «dados los niveles y caudales registrados en las últimas horas», y la nueva predicción hablaba de entre 900 y 1.000 metros cúbicos por segundo y hasta 6,75 metros de altura.

Cabe recordar que, en 2015, el Ebro alcanzó los 1.025 metros cúbicos por segundo y los 6,95 metros de altura, y aunque todo hacía presagiar lo peor, finalmente no se alcanzaron esos niveles, aunque poco faltó.

Desalojo

El jueves empezaba con el corte al tráfico del Paseo de la Arboleda y las calles Bilbao y Álava. Se cerraba también el colegio Real Aquedan, el IES Fray Pedro de Urbina y la Escuela Oficial de Idiomas. Además, por la tarde se optaba por cortar la Ronda del Ferrocarril en el cruce con la calle Arenal, en sentido Puente de Hierro, y la calles Río Ebro, República Argentina y Condado de Treviño, República Argentina entre Río Ebro y San Agustín (Juzgados).

Por la mañana se avisaba a los vecinos de Los Pinos, Los Linares, zona baja de Ronda del Ferrocarril, las torres de Río Ebro, Prado y Pradillo, Condado de Treviño y Alfonso VI, recomendándoles que sacasen los vehículos de los garajes, para estacionarlos en la zona azul, que ha quedado inoperativa dada las circunstaciones excepcionales que se viven. .

Y por la tarde se desalojaba un edificio de viviendas en la calle San Nicolás con Arenal y las viviendas de Camino de Los Pinos. También se ha realojado a una persona que lo necesitaba. Y el agua ya ha llegado a los bajos de los juzgados, a lonjas, a algún establecimiento de hostelería y a los portales 12 y 19 de la calle Eras de San Juan.

Más información

También los voluntarios de Cruz Roja y de Protección Civil han inspeccionado las huerta de El Prado y El Pradillo para el desalojo de los animales.

Bayas y Zadorra

Igualmente, cortaba el Camino del Penbu, por desbordamiento de el río Bayas , quedando cerrado el acceso al polideportivo, que era evacuado. Allí solo quedó el personal de mantenimiento. El Bayas alcanzó su máximo a las tres de la tarde, con 4,55 metros y 228 metros cúbicos por segundo, y de ahí solo ha estado bajando.

Y en el Lago, el río Zadorra ha rebasado el cauce y el agua entraba a la explanda y fincas de la parte inferior de la urbanización. Por ello, se alertaba también a los vecinos, para que sacasen sus pertenencias y vehículos de la parte baja de las viviendas. Los bomberos de Miranda colocaron sacos de arena para clausurar las posibles entradas de agua ante la posibilidad de que el Zadorra pudiera llegar a cota de asfalto.

La alcaldesa de Miranda, Aitana Hernando, ha mantenido comunicación constante con el Centro de Coordinación de Emergencias de la Junta de Castilla y León, la Confederación Hidrográfica del Ebro, y la Subdelegación del Gobierno en Burgos.

El Ebro bajaba a las diez de la noche con una altura de 6,18 metros, y un caudal de 919 metros cúbicos por segundo y la tendencia es al alza. Seguía subiendo hasta la madurgada y, actualmente, se encuentra en 6,26 metros de altura y 9,30 metros cúbicos por segundo.

 

Fotos

Vídeos