El atracador mirandés se suicidó porque no quería volver a la cárcel

El atraco se produjo en una oficina de Liberbank del centro de la localidad/El Comercio
El atraco se produjo en una oficina de Liberbank del centro de la localidad / El Comercio

Juan Carlos S.G. se pegó un tiro tras atrincherarse con tres rehenes en un intento de atraco en Cangas de Onís

BURGOSCONECTABurgos

Juan Carlos S.G., el mirandés que protagonizó ayer un atraco en Cangas de Onís y que falleció tras pegarse un tiro, se suicidó porque no quería volver a la cárcel. Así se lo aseguró al negociador de la Guardia Civil que trataba de convencerle de que liberase a los tres rehenes con los que se había atrincherado en el interior de la oficina de Liberbank que, minutos antes, había intentado atracar con un compañero, J.M.S.V., también de Burgos. “No quiero volver a la cárcel, antes me pego un tiro”, fue lo que le dijo Juan Carlos a la Benemérita, según informa El Comercio.

Y así lo hizo. Este mirandés de 59 años acababa de salir de cumplir condena tras protagonizar un episodio similar al de ayer de Cangas de Onís. Fue en 2011 en el Hospital San Juan de Dios de Palencia, dedicado a la atención a grupos sociales desfavorecidos con graves deficiencias psicosociales. Actuó con dos compinches y mantuvo secuestrados a varios rehenes, también a mano armada. Fue arrestado poco después en Valladolid tras sufrir un accidente de circulación en una vertiginosa huida.

Juan Carlos estuvo atrincherado en la oficina casi tres horas y llegó incluso a amenazar con matar a los rehenes, dos empleadas y un cliente, si no le dejaban huir. Finalmente, el negociador de la Guardia Civil consiguió calmarlo para que liberase a los rehenes. Sin embargo, no pudo impedir que se disparase. Cuando entraron los agentes policiales, se encontraron con Juan Carlos tirado en el suelo, inmóvil, y aunque los facultativos de la UVI móvil lo encontraron aún con vida, no consiguieron evitar su fallecimiento.

El atraco vivido ayer en Cangas de Onís ha dejado también un herido leve, un guardia civil al que le alcanzó una de las balas disparadas por los atracadores, que nada más salir de la oficina bancaria se dieron de frente con los cuerpos policiales. Tras abrir fuego, Juan Carlos volvió a entrar en Liberbank y se atrincheró. Mientras, su compañero, J.M.S.V., de 43 años y de origen burgalés, se tiró al suelo. La Guardia Civil lo ha detenido acusado de un delito de robo con intimidación

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos