Fuentespina espera estrenar en 2019 una piscina municipal de verano

Obras en Fuentespina/BC
Obras en Fuentespina / BC

Costará un millón y la alcaldesa sostiene que se realizará sin hipotecar otros proyectos, como el de un nuevo rocódromo | La alcaldesa censura los recortes en sanidad

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

El Ayuntamiento de Fuentespina espera estrenar en 2019 una piscina municipal de verano para la que la alcaldesa, María Josefa Mato, prevé una importante demanda en la comarca, ya que será el único pueblo de la zona con esta instalación. Su construcción costará un millón de euros, pero «no hipotecará la inversión en otras actuaciones, como el nuevo rocódromo que tendrá el polideportivo de la localidad a finales del presente año».

El Consistorio sumará a su balance de final de mandato la nueva cubierta de la pista deportiva que instaló en este ejercicio a demanda vecinal, entre otras actuaciones. La regidora está satisfecha con el resultado de los proyectos que ha acometido durante sus últimos mandatos, como el centro cultural, «a pleno rendimiento durante todo el año», y espera poder actuar en la recuperación de algunas bodegas afectadas por las lluvias, pero echa de menos unos criterios más ajustados a la realidad demográfica de la localidad en la concesión de subvenciones de la Diputación.

Según Mato, la Institución Provincial establece el censo como criba para la prestación de algunas ayudas, lo que impidió a Fuentespina acogerse a la convocatoria del Instituto para el Deporte y la Juventud para financiar la piscina, puesto que ese tipo de subvenciones estaban previstas para municipios a partir de mil habitantes. «Nosotros tenemos más de un millar, pero censados cerca de 800», explica.

Críticas a los recortes sanitarios

También la asistencia sanitaria pública tiene el censo como referencia, lo que supone numerosos problemas. En concreto, esta regidora se queja de la falta de pediatras suficientes para atender a los niños en el medio rural. «Solo pasan consulta un día por semana y no me parece de recibo», se queja.

La alcaldesa se suma así a las reivindicaciones sanitarias de la comarca en contra de los recortes médicos que está aplicando la Junta de Castilla y León también en la capital arandina y su comarca. Del Gobierno espera, por otra parte, la construcción de la rotonda en el cruce de la N-I con la BU-945, aprobada en 2008 y se muestra optimista tras casi 11 años de retrasos con la excusa de la crisis. «Me consta que el nuevo Ejecutivo tiene el proyecto sobre la mesa, porque así me lo han trasladado», asegura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos