La Sierra de la Demanda es testigo del trabajo canino contra el uso ilegal de cebos envenenados

Miembros del equipo organizador junto a los perros. / Grefa

Grefa, el Seprona y la Guardia Civil han organizado una exhibición del trabajo de la Unidad Canina para concienciar | Esta zona burgalesa apenas presenta este tipo de incidencias

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

El Seprona y el Servicio Cinológico de la Guardia Civil, en el marco de su colaboración con el Proyecto Monachus para la recuperación del buitre negro que la ONG Grefa está desarrollando en Huerta de Arriba, han vuelto a unir sus fuerzas para realizar una demostración. En este caso, se busca concienciar sobre el trabajo que realiza la Unidad Canina Antiveneno en la lucha contra el uso ilegal de cebos envenenados.

Lorena Juste, bióloga y coordinadora del proyecto en Huerta de Arriba, explica que en la Sierra de la Demanda no hay incidencias de este tipo pero, aún así, la concienciación siempre es importante para evitar que sea un problema en el futuro. El veneno es una de las mayores amenazas a la fauna silvestre, ya que produce una media de 9.000 muertes anuales en España, un tercio de estas son rapaces y los buitres son el grupo más afectado. Además, se estima que tanto solo el 10% de la mortalidad total por veneno es detectada en nuestro país.

Simulaciones de cebo envenenado.
Simulaciones de cebo envenenado. / Grefa

La tecnología GPS que portan las aves liberadas tras los programas de recuperación de Grefa ayuda en la localización de casos de envenenamiento. Por su parte, el Servicio Cinológico de la Guardia Civil cuenta con más de 550 perros adiestrados para localizar todo tipo de sustancias, explosivos y cualquier elemento que los humanos no llegan a detectar. Estos animales son claves en la lucha contra el veneno.

El Proyecto Monachus colabora con otros organismos y entidades, como el Seprona y el Servicio Cinológico. En esta ocasión han vuelto a trabajar juntos para una actuación de concienciación. Estos perros tan especiales y sus guías realizaron una simulación de búsqueda de cebos envenenados. La demostración se realizó por los terrenos de Huerta de Arriba y los asistentes pudieron presenciar cómo los perros, a una orden de su guía, buscaban y hallaban la simulación de cebos envenenados.

Organizadores junto a los perros de la Unidad Canina.
Organizadores junto a los perros de la Unidad Canina. / Grefa

La colaboración no solo se restringe a estas exhibiciones en la Sierra de la Demanda, Juste señala que, por ejemplo, el año pasado estas unidades acudieron a localizar un emisor de un buitre perdido, ya que cuentan con detector de metales.

La bióloga de Grefa señala que, a nivel nacional y según las sentencias condenatorias, el 85% de los casos de envenenamiento se producen por cazadores y el 15% restante por ganaderos, en su intención de acabar con los depredadores de la fauna cinegética o el ganado. En cambio, las buenas prácticas son una costumbre en la Sierra de la Demanda, Juste señala que aquí las incidencias por envenenamiento no son reseñables.

Más información