El verano recién arrancado será más caluroso en Burgos, una de las provincias que ya sufre sequía

Un joven se refresca en una fuente. /El Norte de Castilla
Un joven se refresca en una fuente. / El Norte de Castilla

La Agencia Estatal de Meteorología no ve una señal clara de precipitaciones para el periodo junio-septiembre y prevé un verano con una temperatura media 0,5 grados superior al pasado

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

El verano que comenzó este viernes, 21 de junio, sucede a la novena primavera más cálida en lo que va de siglo. La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé que la temperatura media de este estío sea 0,5 grados superior a la del pasado. La AEMET estima que el verano será más caluroso de lo normal en la provincia pero no ve una señal clara de precipitaciones para el periodo junio-septiembre.

El contexto seco de esta primavera que dejamos atrás mantiene la tendencia actual de este año hidrológico, que comenzó el pasado 1 de octubre de 2018 y acumula un valor de lluvias para el conjunto del país un 15% más bajo de lo normal. En lo que va de año natural, desde el 1 de enero de 2019, las lluvias alcanzan un déficit del 25% por debajo de la media respecto al periodo 1981-2010.

«Estamos en el tercer año hidrológico y natural más seco del siglo XXI», ha comentado Rubén del Campo, portavoz de la AEMET, que ha añadido que de acuerdo con el valor del Índice de Precipitación Estandarizado (SPI) se puede hablar de sequía en Burgos. Igualmente, provincias como La Coruña, Vizcaya, Huesca o la Comunidad de Madrid, Extremadura, el oeste de Castilla-La Mancha, el tercio occidental de Andalucía, el norte de Tenerife y La Palma.

De confirmarse las predicciones de la AEMET, el verano se comportará en Burgos con respecto a las temperaturas de manera similar al del año pasado, que resultó 0,6 grados más cálido respecto a los valores normales del periodo de referencia 1981-2010 pero será menos caluroso que los estíos de 2015 a 2017.

Primavera

Por temperaturas, la AEMET ha señalado que marzo y mayo fueron meses cálidos, mientras que abril registró en su conjunto temperaturas normales. Se ha incidido en el episodio cálido del 21 al 31 de mayo, cuando se superaron los 37 grados en el Valle del Guadalquivir y en La Coruña se registró el día 31 un récord de temperatura máxima para el mes de mayo, al alcanzar 33,6 grados.

«La escasez de precipitaciones en los últimos 12 meses permite hablar de sequía meteorológica, sobre todo, en la mitad occidental y en el tercio norte, así como en algunas islas canarias», se ha destacado.

La primavera de 2019 ha sido la sexta más seca del siglo XXI, con un valor medio de lluvias de 174 litros por medio cuadrado para el conjunto del país lo que le confiere un carácter seco.

«Desde febrero de 2018 no se daba un índice de sequía tan bajo, a pesar de que en España la sequía es una situación habitual», ha precisado Del Campo. La situación no está cerca de arreglarse, ya que desde la AEMET se indica que no se ve una tendencia a que en los próximos meses vaya a ser diferente a la climatología propia del verano, cuando las precipitaciones son escasas. Solo podría arreglarse el balance hídrico con un septiembre especialmente lluvioso.

Verano complicado para los incendios

En este contexto, se ha advertido de que este verano podría ser difícil para los incendios forestales, atendiendo a la situación de sequía meteorológica de la provincia, a la previsión de temperaturas más altas de lo normal que agudizan la baja humedad relativa del suelo y a que en verano las precipitaciones suelen ser escasas.

Más información