Liga Endesa

El San Pablo alza su vuelo para ganar su primer partido en la élite

Sebas Saiz, Alex López y Goran Huskic celebran el triunfo ante la afición/SPB/María González
Sebas Saiz, Alex López y Goran Huskic celebran el triunfo ante la afición / SPB/María González

Excepcional partido de los azules ante un competitivo UCAM Murcia | Cinco jugadores del San Pablo estuvieron por encima de los diez puntos (Fisher, Gailius, Martínez, Thompson y Huskic)

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

A la octava fue la vencida. El San Pablo Burgos consiguió su primera victoria en la élite y ante todo un UCAM Murcia. Los azules jugaron un partido de máxima exigencia y superaron multitud de dificultades a lo largo de 40 minutos de juego que dieron para mucho. Con alternativas para unos y otros, los burgaleses sacaron más músculo cuando más falta hacía, en los instantes finales.

En el tramo final, tras el 78-78, el San Pablo vio tan de cerca sus opciones de victoria que no estaba dispuesto a dejarlas escapar. En los instantes finales, Edu Martínez jugó un papel capital en la remontada final y en la diferencia final.

89 San Pablo Burgos

Corey Fisher (16), Alex López (3), Deividas Gailius (11), Sebas Saiz (8) y Deon Thompson (14) –cinco inicial- Thomas Schreiner (-), Tadas Sedekerskis (-), Alex Barrera (7), Javi Vega (-), Edu Martínez (12) y Goran Huskic (18).

86 UCAM Murcia

Clevin Hannah (19), Brad Oleson (4), Sadiel Rojas (11), Ovie Soko (12) y Kevin Tumba (3) –cinco inicial- Víctor Benite (8), Charlon Kloof (12), Marcos Delía (14) y Marko Lukovic (3).

cuartos:
18-23; 26-20; 14-20; 31-23
árbitros:
Pérez Pérez, Martínez Fernández y Andrés Fernández eliminaron a Sadiel Rojas y Deividas Gailius por acumular cinco faltas personales.
incidencias:
Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga Endesa disputado en el Coliseum Burgos ante más de 8.500 espectadores.

Vuelta al Coliseum y vuelta con otro semblante, después del excepcional partido disputado en ese mismo escenario hacía tan sólo quince días -ante el Real Madrid (95-100)-. Aquello se confirmó en Valencia (87-78)y, desde entonces, el San Pablo Burgos no es el mismo equipo y tampoco es visto de igual manera ni por la afición azul ni por sus rivales. Los primeros minutos lo demostraron. El cuadro local arrancó bien, llevando una ligera ventaja sobre un competente UCAM Murcia, que venía de una dolorosa derrota ante Monbus Obradoiro (60-62). Los hombres de Diego Epifanio ‘Epi’ jugaron bien, con una gran movilidad de balón en ataque y algo menos de acierto del deseado (16-14). Entonces, los tres últimos minutos de cuarto fueron muy bien gestionados por los de Ibon Navarro, el UCAM castigó en cada acción, mostrando una capacidad anotadora desconocida hasta el momento. De esta manera se cerró el cuarto con los murcianos en alza y las primeras dudas de los locales (18-23).

En los primeros compases del segundo periodo se tornó la dinámica del partido y fue el San Pablo el que, con un gran trabajo, igualó el marcador (27-27). El técnico visitante detuvo el duelo, después de que los suyos hubiesen sufrido la embestida burgalesa materializada en un parcial de 9-4. Si bien, el tiempo muerto solicitado por UCAM Murcia funcionó, primero reduciendo a la mínima expresión la aportación ofensiva del San Pablo y resolviendo cada posesión con canasta, después. El detonante de un nuevo tiempo, esta vez de ‘Epi’, fueron dos puntos de Kloof (29-37). Las cosas se habían puesto feas para los azules y el 29-39 les puso contra las cuerdas. En UCAM lo sabían y no querían caer en el conformismo, por eso obligaron a lo máximo al San Pablo, que como un ave Fénix rompió los moldes de un aro que les había negado en varias ocasiones. La respuesta azul fue tan agresiva, que de estar cerca de venirse abajo, se pasó a un parcial de 15-6 con el que se llegó al descanso, con el San Pablo Burgos un pasito por delante en el marcador (44-43). Los dos minutos mágicos que regaló el San Pablo, protagonizados por Corey Fisher y Deon Thompson (anotaron ellos dos todo) enchufaron a un Coliseum Burgos que para qué quería más.

La euforia con la que se llegó al descanso se enfrió en un suspiro, concretamente en los 36 segundos que tardaron los árbitros en señalar cuatro faltas personales. Dos pesaron sobre Deividas Gailius, que encajó la cuarta y tuvo que volver al banquillo. Sin embargo, el San Pablo Burgos no se resignó. El conjunto local mantuvo su carácter y siguió muy de cerca a UCAM Murcia, todo ello, a pesar de las continuas decisiones arbitrales en su contra (49-53). ‘Epi’, agotado por el sometimiento arbitral, paró el partido (49-56) en busca de un cambio de dinámica más que necesario. Los locales, eternos sufridores, trataron de aferrarse a un partido que se estaba dirigiendo desde los colegiados con decisiones más que cuestionables. El cuarto tocaba a su fin y el San Pablo Burgos volvió a decir la última palabra, tal y como ocurrió en el segundo (58-63).

Así se llegó a un último cuarto en el que todo estaba por escribirse y en el que, a pesar de que los murcianos parecían dar muestras de mayor solidez, los burgaleses eran claros vencedores en capacidad de sacrificio. El San Pablo apeló una afición excepcional para volver a dar la vuelta al marcador, con un triple de Edu Martínez (66-65) que remachó el propio riojano con una secuela que multiplicó las esperanzas (69-65). El partido se había dado la vuelta, pero UCAM vendería la piel mucho más cara. La respuesta de los de Ibon Navarro a los dos triples de Martínez fue un parcial de 3-13, que les volvió a situar por delante en el luminoso. La distancia volvía a estar en cinco puntos y ‘Epi’ paró el partido en busca de una nueva machada de los suyos. Lo que parecía increíble es que lo volviesen a conseguir. Fisher puso, desde la línea de tiro libre, el 78-78, con poco más de dos minutos de partido por jugarse. El choque volvía a empezar, pero lo hacía con un San Pablo Burgos exultante de confianza. Edu Martínez, nuevamente, castigó a los amarillos desde la línea de 6,75, poniendo la victoria un poco más cerca. Los instantes finales dejaban vislumbrar la primera victoria de la Era ACB. El triunfo estaba tan cerca que el Coliseum contuvo el aliento hasta la bocina final. Momento en el que se pudo respirar con el alivio de que este San Pablo Burgos no está de comparsa en la Liga Endesa.

La próxima jornada, el San Pablo Burgos se medirá a todo un Baskonia en la matinal del domingo, a las 12:30 horas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos