Los tribunales dictan dos condenas cada día por delitos sexuales contra menores de 16 años

Los tribunales dictan dos condenas cada día por delitos sexuales contra menores de 16 años
EFE

La Fiscalía alerta de que la Iglesia española da una respuesta «deficiente» a la pederastia y le insta a crear comisiones como las de Holanda o Austria

MATEO BALÍN y ÁLVARO SOTOMadrid

La Fiscalía General del Estado ha remitido un informe al Ministerio de Justicia en el que, por vez primera, dimensiona una de las realidades más execrables de la sociedad: los delitos sexuales contra menores de 16 años, la edad mínima de consentimiento legal y por debajo de la cual los chicos son inimputables penalmente.

Los datos recopilados por las diferentes fiscalías territoriales durante 2018 concluyen que los tribunales dictaron 737 sentencias condenatorias por ilícitos de este tipo, un 13% más que en 2017, cuando se produjeron 560 fallos. Así, se puede resumir que cada día se dictaron de media dos sentencias por delitos sexuales a menores de 16 años.

La mayoría de estas resoluciones fueron por abusos sexuales a menores de 16 años (514), seguido de exhibición y provocación (112), agresión sexual (65), abuso sexual con engaño a mayores de 16 y menores de 18 (17), uso de prostitución (16) y y agresión sexual a menores con acceso carnal (13). Cabe reseñar el incremento exponencial en un año para otro de los abusos, sobre todo, y de las agresiones sexuales.

El segundo dato tiene que ver con los escritos de acusación presentados por la Fiscalía en aquellos procedimientos instruidos por juzgados que ya han concluido. El Ministerio Público presentó 1091 informes el pasado año frente a 965 de 2017. Como ocurre con las sentencias, la mayoría, 761, pertenecen a casos de abusos sexuales a menores de 16. Pero el dato más novedoso es que han aumentado de un año para otro las causas investigadas por agresión sexual, que pasaron de 85 a 137, lo que presupone que este año en curso habrá más juicios contra procesados por estos graves delitos.

En la Iglesia

El informe de la Fiscalía dedica un amplio espacio al fenómeno de las agresiones o abusos sexuales a menores que tienen lugar en el seno de las congregaciones, centros de enseñanza e instituciones religiosas, «entornos tradicionalmente dotados de cierta opacidad donde la detección de los casos presenta dificultades», asegura el texto.

La Fiscalía General del Estado recuerda que está siguiendo muy de cerca las actuaciones que los centros católicos de enseñanza, las diócesis y la propia Conferencia Episcopal están llevando a cabo desde que el escándalo de la pederastia saltó a las portadas de los periódicos también en España, y su primera impresión sobre el modo en que la Iglesia se está enfrentando a esta cuestión es negativa.

«Es claro que el panorama es deficiente y está necesitado de un mayor impulso y de nuevas iniciativas en relación al establecimiento de mecanismos eficaces para la adecuada prevención, detección, persecución y reparación de este tipo de conductas en centros e instituciones religiosas», alerta la Fiscalía, que en contraposición, pone como ejemplo el modo en que otros países están tratando la pederastia en la Iglesia.

Así, el Ministerio Público subraya la Real Comisión creada en 2012 en Australia, la 'Comisión Deetman' de Holanda o la Comisión de Investigación dependiente de la conferencia Episcopal en Austria. «Se trata de actuaciones que para cumplir sus objetivos requieren de la colaboración y actuación coordinada de diversas entidades, instituciones y administraciones implicadas en la materia», asevera la Fiscalía, que concluye reclamando una «revisión, actualización y profundo perfeccionamiento de los protocolos (contra los abusos a menores) para poder dar así una respuesta más eficaz a este grave problema».