La FAMPA de Burgos denuncia que en la provincia hay 10 maestros menos en centros públicos cuando el alumnado ha aumentado

Los niños han vuelto esta semana al colegio. /Manu Laya
Los niños han vuelto esta semana al colegio. / Manu Laya

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado de centros públicos de Burgos también lamenta «el alto nivel de interinidad en el profesorado»

BURGOS conecta
BURGOS CONECTABurgos

La Federación de Asociación de Madres y Padres de Alumnado de centros públicos de Burgos (FAMPA) se muestra contraria a que los centros públicos de la provincia cuenten este curso 2019/2020 con 10 maestros menos cuando se ha producido un «ligero aumento del alumnado. En la concertada, sin embargo, aumentan», denuncian desde FAMPA.

Igualmente, esta federación lamenta que «aún con el descenso en el porcentaje de maestros interinos aún se supera el 8% estimado como aceptable». Señala la FAMPA que la provincia de Burgos tiene el «8,76% de interinidad en Infantil y Primaria, un aumento en el alto nivel de interinidad en el profesorado del resto de cuerpos».

También exige la FAMPA que la Consejería de Educación de Castilla y León cumpla la promesa de mantener las aulas de centros rurales con tres alumnos. Denuncian que «este curso se ha cerrado el colegio de Arauzo de Miel cuando la consejera anunció que no se cerraría ninguno». En esta línea la FAMPA exige «la dotación del colegio de Villimar, cuyo expediente está ya iniciado con sevicio de cocina 'in situ'».

Igualmente, la FAMPA no olvida su demanda de que se garantice la gratuidad total de libros de texto en enseñanza obligatoria, mientras esto no se dé piden libros a familias con menos recursos y a aquellas familias que donen libros.

Más información