Veinte años de espera para poder sacarse el carné de conducir

Una mujer de Arteijo necesitaba un automóvil adaptado a su discapacidad para superar el examen práctico

ATLAS ESPAÑA

Celia, una mujer de Arteijo (La Coruña), ha esperado veinte años para poder ponerse al volante. No tiene brazos y necesitaba un automóvil adaptado a sus discapacidad. Encendido por botón, luces automáticas, intermitentes en los pedales o mandos de aceleración en el volante.

En su caso, era la conductora quien necesitaba el coche antes que el carné porque un automóvil con los requisitos no existía en los noventa del pasado siglo cuando cumplió los 18 años. Ahora, volvió a recuperar su reto de conducir y la DGT le permitió hacer las prácticas en su coche, algo imprescindible en su caso. Cuando logró el aprobado demostró que no hay que ponerle freno a los sueños.