Miles de personas vuelven a protestar en Pamplona por la sentencia de 'La Manada'

Miles de personas protestan frente al Palacio de Justicia de Navarra./Efe
Miles de personas protestan frente al Palacio de Justicia de Navarra. / Efe

«No es abuso, es agresión: nosotras te creemos» reza la pancarta que encabeza la marcha, firmada por el Movimiento Feminista Vasco

EUROPA PRESSPamplona

Miles de personas, 35.000 según la Policía Municipal de Pamplona, se han vuelto a echar a la calle este sábado en protesta por la sentencia a 'La Manada' y para asegurar que «no es abuso, es violación». La movilización, convocada por el movimiento feminista de Pamplona, ha comenzado a las 12.00 horas frente al Palacio de Justicia de la capital navarra donde se ha congregado una multitud.

En declaraciones a los periodistas antes del inicio de la manifestación, Uxue Álvarez, en representación del movimiento feminista de Pamplona, ha explicado que la protesta «es una respuesta clara, no sólo a esta sentencia sino a la violencia patriarcal que sufrimos las mujeres diariamente». Al respecto, ha destacado que «no hay que focalizar únicamente en esta agresión sino que esto pasa todos los días a muchas mujeres y se invisibiliza continuamente».

Álvarez ha considerado «intolerable» la sentencia a 'La Manada' y ha afirmado que «hay muchísimas incoherencias». «La lectura que hacemos es que esta justicia sigue siendo patriarcal, nos culpabiliza y no nos protege», ha reprochado. «No queremos que los jueces revisen ahora la ley porque nos parece oportunista, lo que hay que revisar es el sistema patriarcal y empezar a crear otro que garantice la protección de las mujeres de verdad», ha reivindicado.

Entre los asistentes se ha podido ver a representantes de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos, PSN e Izquierda-Ezkerra. Entre ellos estaba la parlamentaria de Podemos y miembro del movimiento feminista, Tere Saez, que ha criticado que «un juez haya sido capaz de pedir la absolución y decir que esto no es nada. ¿Está diciendo que a las mujeres se nos puede violar en cualquier contexto y lugar? Que sepa lo que son sus palabras».

Para Saez, es un problema «no sólo del Código Penal». «Llevamos tiempo diciendo que la violencia sexual no ha sido considerada violencia machista e incluso en el Pacto de Estado ha quedado fuera», ha criticado la parlamentaria que ha abogado por una ley específica de violencia sexual «que entienda lo que es la libertad sexual para las mujeres». «Pero los jueces y las juezas también tienen un problema, tienen que formarse, no vale sólo que saber de jurisprudencia también de igualdad y de género», ha añadido.

Precedida por dos pancartas con los mensajes 'Ez dago gure hitzaepaituko duenik' ('No hay quien juzgue nuestra palabra') y ' No es abuso, es violación. Nosotras te creemos', la marcha ha partido hacia la Plaza Juan XXIII para ascender por la Avenida del Ejército hasta la Plaza de la Paz. Ha continuado por Yanguas y Miranda, Paseo Sarasate y finalizando en la Plaza del Castillo donde se ha leído un comunicado.

Los manifestantes han hecho el recorrido entre los aplausos de los asistentes. Asimismo se han coreado consignas como 'Gora borroka feminista' ('Viva la lucha feminista'), 'Tranquila hermana, aquí está tu manada', 'Contra el patriarcado, feminismo organizado' o 'No estamos todas, falta Nagore', en referencia a Nagore Laffage, asesinada el 7 de julio de 2008.

También ha habido mensajes en protesta por la sentencia y contra los jueces del caso. Así se ha escuchado lemas como 'Jueces machistas, inhabilitación' o 'Las leyes, los jueces, también son cómplices'.

«Nos quieren víctimas y sin capacidad de respuesta»

En la Plaza del Castillo, dos representantes del movimiento feminista de Pamplona han leído, en castellano y euskera, un comunicado en el que han afirmado que el mensaje que envía esta sentencia a las mujeres es que «nos quieren víctimas, calladitas, ocupando el lugar que ellos han diseñado para nosotras, queriéndonos dejar sin capacidad de respuesta y sin posibilidad de rehacer nuestras vidas»

«Es imposible que una justicia abiertamente heteropatriarcal y que ejecuta leyes machistas y retrógradas puedan ni de lejos proporcionar un mínimo de justicia y de reparación a ninguna mujer», han manifestado.

«No vamos a participar de un sistema que nos agrede y nos mata, nosotras somos las únicas que decidimos sobre nuestros cuerpos, cuando una mujer dice no es no, y no estamos dispuestas a que ningún machirulo se lo salte, con toga o sin ella», han subrayado.

Asimismo, han reclamado que «ya vale de que se nos ningunee, de cuestionarnos sistemáticamente, de victimizar y revictimizar a las mujeres que hemos sido agredidas» y han incidido en que «nuestra palabra cuenta desde el mismo momento en que nos expresamos».

En este sentido, han dado «total credibilidad a los relatos» de las víctimas de violencia sexista. «Tu verdad es la nuestra, nosotras te creemos y estamos contigo», han expresado. Finalmente, han hecho un llamamiento a «la autodefensa feminista. Estamos rabiosas y lo vamos a demostrar, porque somos capaces de defendernos y estamos preparadas». «No somos sumisas ni víctimas, no queremos ser valientes queremos ser libres», han reivindicado.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos