El líder de Vox en Andalucía asegura que «la relación más segura será únicamente la prostitución»

El líder de Vox en Andalucía asegura que «la relación más segura será únicamente la prostitución»

Francisco Serrano dice que la sentencia de La Manada está «cargada de condicionantes mediáticos y políticos»

CECILIA CUERDOSevilla

El presidente de Vox en el Parlamento andaluz, Francisco Serrano, ha reiterado este sábado sus críticas hacia la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que condena a los miembros de 'La Manada' por un delito de agresión sexual, y no de abuso sexual, como sí se hizo en primera instancia, dado que «hasta un gatillazo podría terminar con el impotente en prisión».

En una publicación de Facebook, el también juez ha apuntado que la sentencia le parece «gravísima» porque «altera todas las garantías constitucionales establecidas por la jurisprudencia en la materia», lo que a su juicio constata que «es una sentencia dictada por la turba feminista supremacista».

A partir de esta sentencia, ha continuado, «si una mujer dice sí pero en cualquier momento posterior dice no, inclusive varios días después, el denunciado será condenado a prisión por violación». «Hasta un gatillazo o no haber estado a la altura de lo esperado por la mujer, podría terminar con el impotente en prisión», ha añadido.

En su opinión, dicha situación es «gravísima» porque «es un torpedo directo contra la heterosexualidad, contra las relaciones libres entre hombres y mujeres. Más liberticidio progre».

«Nos encontramos ante la paradoja progre, en la cual la relación más segura entre un hombre y una mujer, será únicamente a través de la prostitución», ha dicho concluyendo con que «desde ahora, la diferencia entre tener sexo gratis y pagando, es que gratis te puede salir más caro».

Antes de esa publicación, Serrano ya había cargado este sábado contra la sentencia del Tribunal Supremo por considerar que está «cargada de condicionantes mediáticos y políticos». «No será la primera vez ni la última», apostilla Serrano, para quien la diferencia entre una violación y un abuso «no es más que una apreciación» de los hechos probados.

En este sentido, el juez explicó que «resulta contrario» al derecho a un proceso garantista que un segundo órgano judicial, a través de un recurso, condene a un absuelto o empeore su situación a causa de una nueva fijación de los hechos probados. Así, aseguró que «técnicamente que no se puede cambiar, alterar ni empeorar la sentencia condenatoria», según señala la doctrina del propio Supremo, el Constitucional o incluso el Tribunal de Derechos Humanos.

Sus palabras eran matizadas horas después por el portavoz de la formación en la cámara regional, Alejandro Hernández, quien ha relevado a Serrano de todo protagonismo en el Parlamento. En la misma red social, en un mensaje ahora sí difundido por el gabinete de prensa de Vox Andalucía, expresó su «su máximo respeto por las resoluciones de los tribunales» y recordó que su partido pide «desde hace tiempo un endurecimiento de las condenas para los delitos de violación».

Serrano se ha convertido en los últimos años en el azote del feminismo, o «la ideología de género, como la suele denominar, pero también de la violencia machista, negando su existencia porque, dice, se sustenta en denuncias falsas. Fue apartado de la carrera judicial al modificar sin escuchar a ambas partes el régimen de visitas de un menor para que pudiera participar en una procesión de Semana Santa con su padre, pero el Supremo ordenó su reincorporación una vez cumplida la pena de dos años de inhabilitación, que él ha recurrido ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo por considerarla ilegal. Desde entonces, se presenta como una víctima de lo que ha llegado a denominar «yihadismo de género.

Más información