Un afiliado de Burgos detectó las «anomalías» de voto que han hundido la candidatura de Silvia Clemente

Tres miembros de Jóvenes de Ciudadanos analizaron los votos registrados/BC
Tres miembros de Jóvenes de Ciudadanos analizaron los votos registrados / BC

David Hernando identificó un error en el recuento de votos del acta de las Primarias, con 81 de más, y luego más de 50 apoyos emitidos a favor de la expopular entre las 2 y las 4 de la madrugada

PATRICIA CARRO y ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Una manipulación que se identificaba a simple vista. David Hernando, afiliado de base de Ciudadanos Burgos, identificó al momento un error entre el recuento total del acta de las Primarias de Ciudadanos Castilla y León y el número de votos emitidos. Todo ello acabó en una denuncia que ha hundido la candidatura de Silvia Clemente, tras el dictamen de la Comisión de Garantías y Valores. Así se ha proclamado a Francisco Igea como vecendor de las Primarias en Castilla y León.

El sábado, tras el cierre del proceso de voto, Hernando recibió por correo electrónico el informe de los votos emitidos y el acta del proceso de Primarias. Rápidamente, el afiliado burgalés de 30 años y licenciado en Derecho y Administración y Dirección de Empresas detectó que acta y votos emitidos no coincidían. En una primera evaluación superficial de los documentos vio que se habían registrado numerosos votos a favor de Clemente durante la última madrugada antes del cierre del proceso de primarias.

1.013 votos en el acta, frente a 1.094 emitidos activaron las alertas de Hernando, que lo puso en conocimiento de dos jóvenes afiliados burgaleses más (Gerardo Velasco e Íñigo Rodríguez). Los tres se pudieron a trabajar en el listado completo de los votos y lo pusieron en conocimiento de Gloria Bañeres, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Burgos, que se encontraba en ese momento comiendo con Francisco Igea y tratando de digerir la derrota.

Ante la sospecha de manipulación del proceso, Bañeres e Igea les pidieron un analisis exhaustivo de cada voto. Para ello recibieron ayuda de otros afiliados de Valladolid. De esta manera pudieron conocer que cada tres minutos, entre las 2 y las 4 de la madrugada del sábado, se emitía un voto a favor de Clamente. Así hasta 54, los suficientes para darla ganadora. Recordemos que ganó el proceso por 35 apoyos.

Depuración de responsabilidades

David Hernando, afiliado a Ciudadanos desde marzo de 2015, dos meses antes de las anteriores elecciones municipales (a las que concurrió en el número nueve de la formación naranja), reclama que se depuren responsabilidades después de lo ocurrido. «El proceso parecía limpio», pero ha quedado demostrado que una o varias personas han tratado de manipularlo, ha reconocido. «Hay 82 votos anónimos y hay que identificar a quien o quienes los hayan emitido», ha sentenciado.

Bañeres, correa de transmisión entre los afiliados e Igea

Gloria Bañeres, portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Burgos y firme defensora de Igea, explica cómo se fraguó el descubrimiento de las irregularidades que hicieron saltar todas las alarmas en Ciudadanos. Ella misma recibió una llamada el sábado a mediodía, después de haberse conocido los resultados. El afiliado en cuestión, David Hernando, decía que en el acta había un error. Le salía una diferencia de 81 votos entre los emitidos (1.013) y los registrados por los tres candidatos (1.094). Inicialmente, no se le dio importancia, reconoce Bañeres, pues podía deberse a un fallo en el recuento de votos.

Más información

Y es que la formación ha utilizado un sistema de voto telemático auditado por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, en el que quedan registrados los votos emitidos, cuándo se han enviado y a qué candidato se apoyaba, ha explicado Gloria Bañeres.

El afiliado detectó algunas de estas «anomalías», ha comentado Bañeres, y se comunicaron a Francisco Igea, quien pidió prudencia e inició un proceso de comprobación. Así, los jóvenes de Burgos y un grupo de afiliados de Valladolid se pusieron a analizar con detenimiento cada uno de los votos emitidos. Hicieron un cribado y los ordenaron cronológicamente y ahí se detectó la anomalía que ha sostenido la sospecha de pucherazo.

A última hora del 8 de marzo, la candidatura de Francisco Igea iba ganando por 70 votos. Sin embargo, entre las 2 y las 4 de la madrugada se inyectaron 54 votos y, a primera hora del 9 de marzo, llegó otro aporte. En total, esos 81 votos que nadie sabe de dónde han salido (de momento) y que ponían en cuestión la vitoria de Silvia Clemente.

Gloria Bañeres explica que, con estos datos en la mano, tuvieron muy claro que «no se podía mirar para otro lado», y se denunció la situación ante la Comisión de Garantías y Valores, que será ahora la que determine qué ha sucedido realmente, más allá de la anulación de 82 votos de los que no se conoce la procedencia. La burgalesa insiste en que, en un primer momento, quedaron sorprendidos; luego escandalizados, pues «nos parecía muy obvio», y ahora están indignados.

«Me da asco esta situación»

Si se demuestra que ha habido una manipulación de las Primarias, Bañeres pide que los responsables paguen por ello y que sobre ellos «caiga todo el peso de la ley». «Son unos sinvergüenzas, ha tocado lo más sagrado», ha insitido, «ensuciando al partido y a sus afiliados. El daño ya se ha hecho, asegura la portavoz de Cs en el Ayuntamiento, que anunció el sábado que con Clemente liderando el partido ella lo abandonaba.

«Me da asco esta situación; han jugado con la ilusión y la honestidad de los militantes», y hay que aclararlo cuanto antes pues se nos está desafiliando gente. También hay que saber de dónde ha venido ese aporte extra de voto, pues los rumores apuntan de que vendría de una misma cuenta de IP (de ordenador) y que sería de Burgos, aunque oficialmente nada se sabe. Será el partido quién lo determine.

Para Bañeres, el único consuelo que les que da es que «Ciudadanos ha hecho en 15 días lo que el PP no ha sabido hacer en 30 años» con Silvia Clemente. No se puede evitar que haya manzadas podridas en un partido, pero lo importante es detectarlas y retirarlas de la cesta, ha afirmado Bañeres, quien se encuentra muy dolida por lo que está ocurriendo.