El Pleno solicita a la Junta de Castilla y León que el nuevo colegio de Villímar tenga cocina

Imagen de la parcela en la que se ubicará el centro educativo./Gabriel de la Iglesia
Imagen de la parcela en la que se ubicará el centro educativo. / Gabriel de la Iglesia

La proposición, presentada por Imagina, sale adelante con el apoyo de Ciudadanos, el Partido Socialista y cuatro de los cinco concejales no adscritos

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El Pleno del Ayuntamiento de Burgos instará a la Junta de Castilla y León a que el colegio que se construirá en el barrio de Villímar cuente con servicio de cocina propio.

Según explicó ayer la portavoz de Imagina, Eva de Ara, esta propuesta partió de la Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado de centros públicos de Burgos (FAMPA Burgos),que considera que esta dependencia permitirá que los platos no tengan que ser transportados después de ser elaborados, favorecerá una mayor variedad de preparación de los platos y será un elemento más en la educación de los niños y adolescentes.

Por otro lado, De Ara indicó que el colegio de Villímar, que contará con aulas para Educación Primaria y Educación Infantil, zonas para pequeños grupos y espacios para actividades variadas, se edificará con «una carencia desde el principio» si no cuenta con cocina.

La peticiónsalió adelante gracias a los votos favorables del Partido Socialista, Ciudadanos y cuatro de los cinco concejales no adscritos, Blanca Guinea, Raúl Salinero, Silvia Álvarez de Eulate y Marco Antonio Manjón, que han sumado sus síes a los de la formación que presentó la proposición en la sesión plenaria, Imagina.

Más información

Por su parte, el Partido Popular criticó esta postura durante el debate. La portavoz del equipo de Gobierno, Carolina Blasco, manifestó que «los ayuntamientos no tienen ninguna competencia en la planificación de gestión de servicios complementarios de educación». «Respetamos las decisiones de quien tiene competencias porque entendemos que están mucho más cualificados que nosotros», agregó.

Además, la concejala 'popular' aseguró que existe un estudio en Burgos que ratifica que la comida que se entrega en colegios sin cocina es de la misma calidad y variedad que en los centros donde sí existe esta dependencia. Este punto fue censurada por De Ara, que comentó que una especialista que ejerce en la provincia indica lo contrario. Ante esta situación, el PP decidió abstenerse en la votación, al igual que el edil no adscrito restante, Fernando Gómez.

Apertura de edificios históricos

La Corporación municipal de Burgos ha aprobado por unanimidad la petición de Ciudadanos para organizar desde el Instituto Municipal de Cultura y Turismo (IMCYT) una jornada de apertura de edificios históricos y llamativos de la capital para darlos a conocer entre los vecinos de la ciudad. Según ha explicado el concejal 'naranja' Vicente Marañón, en esta iniciativa participarían miembros de los Colegios de Arquitectos y de Arquitectos Técnicos, personal de la Universidad de Burgos (UBU) y los propietarios de los inmuebles.

El Pleno también ha dado luz verde con el voto favorable de todos los concejales a las cuatro proposiciones declarativas conjuntas de los grupos municipales. Con ellas, el Consistorio burgalés, además de reconocer la existencia del genocidio armenio, ha instado a diferentes instituciones y partidos a crear una Ley de Artes Escénicas para Castilla y León, a garantizar una educación de calidad y equidad a todos los alumnos con discapacidad, a impartir clases de órgano como disciplina académica en el conservatorio Rafael Frühbeck.

En cambio, la propuesta de Imagina para crear un 'plan de retorno digno' ha sido rechazada por el voto de calidad del alcalde, Javier Lacalle. Imagina, Ciudadanos y los no adscritos Manjón, Salinero y Guinea han dado su apoyo a la idea, el PP ha rechazado el texto y el PSOE y los no adscritos Gómez y Álvarez de Eulate se han abstenido. Al ser nueve los síes y los noes, la decisión del regidor ha decantado la balanza.