Burgos vuelve a probar fortuna con El Niño | BURGOSconecta

Burgos vuelve a probar fortuna con El Niño

Las colas en las administraciones de Lotería son una constante en los últimos días/GIT
Las colas en las administraciones de Lotería son una constante en los últimos días / GIT

Cada burgalés gastará de media 36,06 euros en el sorteo de El Niño, casi el doble que la media nacional

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Cierto, el sorteo de Navidad pasó casi de refilón por Burgos, pero en esta tierra somos insistentes. Al menos a la hora de probar fortuna. Y en apenas unos días llega una segunda oportunidad con el sorteo de El Niño. Un sorteo que en la provincia, también llama la atención.

Así lo demuestran los datos de consignación de Loterías y Apuestas del Estado, que han reservado para Burgos 13.020.000 euros, es decir, 36,06 euros por habitante, el doble de la media nacional, establecida en 18,17 euros. «O estamos muy necesitados o nos gusta mucho la lotería», reconoce con un chascarrillo Ángel Álvarez, delegado de Loterías y Apuestas del Estado en la provincia.

No en vano, Burgos se sitúa en una posición referente en esta materia, superando con creces, no solo la media nacional, sino también la autonómica. Y eso que en el cálculo de ésta última también se incluye Soria, una de las provincias con mayor gasto en lotería por habitante de España (54,34 euros).

Además, la tendencia sigue al alza. El año pasado se consignaron 10.850.000 euros, lo que implica un crecimiento de más del 20%. Un crecimiento que viene acompañado de los buenos resultados que tuvo en este ámbito el sorteo de Navidad. «En Navidad se vendieron en Burgos 42 millones de euros en lotería», mucho más que otras provincias con una población similar, como Álava, donde sólo se consignaron unos 16 millones de euros.

En este sentido, Álvarez entiende que «se está notando la salida de la crisis». No en vano, «la venta de lotería se ha incrementado en todas las provincias del país, salvo en Cataluña», y eso es sintomático. Además, la venta de décimos se ha incrementado en detrimento de las participaciones. Básicamente, cuando los bolsillos están vacíos, nos jugamos menos los cuartos.

Quizá, la diferencia entre provincias como Burgos y Soria con respecto al resto sea un asunto casi cultura. «En muchos casos, sobre todo en el sorteo de Navidad, compramos por compromiso». De hecho, «alrededor del 70% de los décimos del sorteo de Navidad se venden fuera de las administraciones». El concepto es simple. A ver quién es el listo que no lleva un décimo del bar de debajo de casa o del trabajo en caso de que toque.

Hábitos

En el caso del sorteo del Niño, sin embargo, la cosa cambia, ya que la mayoría de las ventas sí se realizan más en ventanilla. Es más, es muy habitual ver en las administraciones a gente a la que «le ha tocado una pedrea o una terminación en Navidad y se lo juega en El Niño». Eso sí, «cada vez se vende más por máquina». Quizá pierda algo de romanticismo, sí, pero «la gente se está dando cuenta de que toca igual», subraya Álvarez.

Lo que no cambia son las supersticiones. «En Navidad se buscaban números que acabasen en 17 por el año. Para El Niño se busca mucho el 18». También se da el caso de aquellos que «juegan el mismo número en los dos sorteos» o el de aquellos que, con fortuna o sin ella, apuestan por el mismo número desde hace años. Veremos si alguno de ellos acaba encontrando el premio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos