San Cristóbal camina hacia la tercera fase del ARU, que ha rehabilitado más de 400 viviendas

El proyecto ha mejorado envolventes, tejados y accesibilidad/GIT
El proyecto ha mejorado envolventes, tejados y accesibilidad / GIT

La oficina técnica, con Irene Olmos a la cabeza, comienza un nuevo proyecto para actuar en los 12 últimos bloques / La segunda fase está prácticamente concluida

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

Pasito a pasito, superando imprevistos y trámites burocráticos, el área de regeneración urbana (ARU) de San Cristóbal afronta la última fase. Se han rehabilitado más de cuatrocientas viviendas, entre la primera gran intervención, con una inversión de 5 millones en 311 viviendas, y la ampliación que se está ultimandao, en la que se han invertido 2 millones para rehabilitar 109 viviendas.

Ahora, la oficina técnica se pone manos a la obra para iniciar los trámites de la tercera, y en principio, última fase del ARU de San Cristóbal. Irene Olmos, su responsable, confía en avanzar este mes de noviembre con una reunión en la que se definan plazos e inversiones, pues toca actuar en 12 bloques y podría darse el caso de que la actuación se dividiese en dos subfases de seis bloques. La inversión rondará los 5 millones de la primera intervención.

Eso sí, la tarea que queda por delante es ardua, afirma Olmos, que ya está curtida en esta batalla. Toca contactar con las comunidades de vecinos, explicarles en qué consiste el proyecto, qué tipo de obras se van a llevar a cabo, cómo se financiarán y cuál es la cantidad a aportar por cada vecino. «No es obligatorio» entrar en el ARU, recuerda Olmos, aunque sí conveniente, pues el proyecto de rehabilitación está sirviendo para renovar envolventes, sustituir tejados, incorporar ascensores y mejorar la accesibilidad de los inmuebles.

Más información

La gestión de la tercera fase seguirá las pautas del trabajo realizado con los últimos seis edificios. Hasta que no se cuente con todas las aportaciones económicas no se pondrá en marcha el mecanismo. Y es que la oficina técnica aprendió de los errores de la primera fase, pagando la novatada, y se lanzó a licitar el proyecto y las obras sin disponer de todos los recursos económicos, y luego ha habido algunos problemas (ya resueltos).

Pagos completos

También están resueltos los pagos del Ayuntamiento de Burgos, liberados este veranos tras ocho meses de retraso. Ha habido complicaciones con Intervención pero, finalmental, «se ha pagado todo». Irene Olmos recuerda que los vecinos han hecho un esfuerzo muy importante, pidiendo incluso créditos, para hacer frente a las obras del área de rehabilitación. Han adelantado el dinero, mientras llegaban las ayudas del Gobierno central, la Junta y el Ayuntamiento.

En la primera fase se actuó en 311 viviendas, con una inversión de 5 millones, completada con otros 1,7 millones municipales para la renovación de Alcalde Martín Cobos. La segunda fase ha permitido actuar en 6 bloques, con 109 viviendas, gracias a una prórroga del convenio suscrito entre Ayuntamiento, Junta y Gobierno central. La inversión en este caso ha rondado los 2 millones de euros.

Ahora queda completar el ARU con una tercera fase, renovando el convenio de colaboración con el nuevo Plan de Viviendas del Gobierno central. Quedarían alrededor de 200 viviendas e Irene Olmos, al margen de las complicaciones y del esfuerzo que supone, está satisfecha de los resultados. El ARU «está quedando superbonito» pero, lo más importante, es «muy útil» y está ofreciendo muy buenos servicios a los vecinos.

La renovación del envolvente mejora el aislamiento y la eficiencia energética. Lo mismo ocurre con la reparación de tejados. Y la movilidad también se está mejorando con los ascensores. Cada comunidad de vecinos decide qué tipo de proyecto desarrollar, se presenta al Ayuntamiento, se consiguen los permisos y se licitan las obras. Toda la gestión la realiza la oficina técnica, de ahí que la tercera fase dé un poco de vértigo pues toca poner en marcha toda la maquinaria de nuevo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos