Los Cucos confía en celebrar la Fiesta del Esquileo este junio, aunque solo si reciben las ayudas municipales comprometidas

Imagen de la Fiesta del Esquileo en 2018/Cristina López Reques
Imagen de la Fiesta del Esquileo en 2018 / Cristina López Reques

La sociedad gastronómica anunicó en febrero que la Fiesta del Esquileo se suspendía por falta de apoyo municipal | De la fuente se ha comprometido a pagar las ayudas pendientes, pero aún no se ha hecho efectivo

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La Sociedad Gastronómica Los Cucos lo tiene todo preparado para celebrar la Fiesta del Esquileo; «los contactos están hechos», afirma Lorenzo Gutiérrez, su presidente, y sería suficiente con avisar a los participantes con unos cuantos días de antelación al 23 de junio, fecha prevista para este año. Sin embargo, la decisión no está tomada, a la espera de que el Ayuntamiento de Burgos cumpla con su compromiso.

Tras la polémica suscitada el pasado febrero, cuando en el Festival de la Matanza la sociedad gastronómica anunció que no habría esquileo por falta de ayudas municipales, han sido varios los contactos con el Instituto Municipal de Cultura (IMC). Los Cucos han presentado documentación para la justificación de subvenciones pendientes y, por su parte, Lorena de la Fuente se ha comprometido a abonar las cantidades que estén correctamente justificadas.

Más información

La «predisposición» municipal es buena, reconoce Gutiérrez, pero ante de cerrar la edición 2019 de la Fiesta del Esquileo tienen que ver el dinero ingresado. De lo contrario, al no disponer de ayuda que permita sufragar el coste del evento (entre la matanza y el esquileo se vienen a gastar entre 5.000 y 6.000 euros), no se llevará a cabo el esquileo, que ya se ha retrasado al fin de semana del 23 de junio, para ir con tiempo.

La junta directiva de la Sociedad Gastronómica Los Cucos tiene previsto reunirse este jueves para tomar una decisión definitiva, porque no viven de buenas intenciones. Lorenzo insiste en la relevancia de la Fiesta del Esquileo, que como el Festival de la Matanza, es una tradición más del programa cultural y festivo de Burgos, que lleva su trabajo y su coste económico y tiene que contar con ayuda del Ayuntamiento.