Discrepancias entre los sindicatos retrasan la firma del convenio de Bridgestone

La planta de Burgos estuvo en huelga la jornada del martes 13/BurgosConecta
La planta de Burgos estuvo en huelga la jornada del martes 13 / BurgosConecta

SITB-USO, CCOO y ELA han mostrado sus reticencias ante la propuesta de la empresa, retrasando la firma del acuerdo al 6 de marzo

Burgos Conecta
BURGOS CONECTABurgos

La firma del convenio colectivo de la empresa Bridgestone se vuelve a retrasar, en principio hasta el próximo 6 de marzo, debido a que las reticencias de SITB-USO, CCOO y ELA a los textos propuestos por la dirección impiden alcanzar una mayoría sindical dispuesta a aceptar el acuerdo laboral 2016-2019.

Tras dos horas de reunión, empresa y sindicatos han acordado continuar la negociación el 6 de marzo en Basauri (Vizcaya), fecha en la cual la dirección de Bridgestone dará respuesta a las modificaciones en el texto inicial propuestas por SITB-USO, a la vez que se da tiempo a CCOO y ELA a consultar a sus afiliados en asambleas de fábrica.

Fuentes sindicales han explicado a Efe que la empresa se ha comprometido a estudiar y valorar las modificaciones que SITB-USO exige que sean incluidas en el texto definitivo para estampar su firma en el convenio de eficacia general, ya que es necesario el apoyo de esta formación para lograr una mayoría en el comité.

Más información

El sindicato considera «imprescindible» modificar aspectos como la regulación del contrato en prácticas y el porcentaje máximo de trabajadores eventuales fijado en convenio, ya que a su entender en el texto no se reflejan los «pilares básicos» de la negociación acordada hace año y medio por todas las centrales.

Por su parte, CC.OO. tiene dudas, ya que «una vez analizados los textos vemos una serie de artículos que empeoran lo que hay en la actualidad», según informa El Diario Montañés. El sindicato reconoce que hay una ligera mejora económica pero no ocurre lo mismo con otros aspectos como la flexibilidad.

Conflicto duradero

El preacuerdo alcanzado la semana pasada, y que permitió la desconvocatoria de huelga realizada por UGT y BUB, garantiza hasta 2019 revalorizaciones salariales conforme al índice de precios al consumo, que la flexibilidad no se aplique de manera individual como pretendía la empresa y la transformación de al menos cien contratos eventuales en fijos en los próximos dos años.

El comité intercentros del grupo está formado por 13 delegados: UGT y CC.OO. cuentan, cada uno de ellos, con cuatro miembros, mientras que USO y BUB tienen dos en cada caso y el último corresponde a ELA. Si se consigue cerrar un acuerdo, y firmar el convenio, se pondrá fin a más de año y medio de conflicto en las plantas del grupo en España -Puente San Miguel (Cantabria), Burgos y Basauri-, que afecta a unos 2.700 trabajadores, de los cuales cerca de 1.300 son de Burgos.

 

Fotos

Vídeos