Caso de las sedaciones

Un internista matiza la versión del médico acusado de sedaciones irregulares en el HUBU

Vista de la sala donde se está celebrando el juicio con el acusado, de espaldas, en primer plano./CC
Vista de la sala donde se está celebrando el juicio con el acusado, de espaldas, en primer plano. / CC

El médico Carlos Dueñas explica que varios familiares del paciente le dijeron que no querían que estuviera sedado

EFEBurgos

Un especialista en Medicina Interna que trabajaba a las órdenes del doctor Juan Antonio Huidobro, acusado de dos sedaciones irregulares realizadas a finales de 2014 y principios de 2015, ha matizado hoy la versión ofrecida ayer por el imputado en la vista que se sigue contra él en el juzgado número 2 de Burgos.

El doctor Huidobro está acusado de un delito de homicidio por imprudencia profesional grave y otro de lesiones por imprudencia profesional grave por dos sedaciones en las que, según la Fiscalía, actuó de manera irregular, por lo que pide una condena de 26 meses de cárcel, ocho años de inhabilitación e indemnizaciones que suman 123.000 euros.

En la vista oral, el internista Carlos Dueñas se ha referido al caso de un hombre de 95 años que fue sedado por el doctor Huidobro, quien ayer aseguró que era un hombre inmovilizado, sordo, ciego y que tenía serias dificultades para respirar.

Dueñas ha explicado que el hombre fue sedado a mediodía y él cubría la guardia de tarde del servicio de Medicina Interna cuando varios familiares del paciente le dijeron que no querían que estuviera sedado.

Aunque el doctor Huidobro aseguró ayer que sedó al paciente tras informar a un sobrino suyo porque tenía mucha dificultad para respirar y estaba sufriendo y que no le pidió su consentimiento porque estaba desorientado en tiempo y espacio, el doctor Dueñas ha afirmado que cuando le despertó no le pareció excesivamente desorientado ni que tuviera dificultad para respirar.

«No me pareció que estuviera terminal y tampoco creo que estuviera sordo y ciego, aunque tenía las limitaciones lógicas de un hombre de avanzada edad», ha afirmado Dueñas.

Tras el alta hospitalaria el hombre siguió viviendo en una residencia de ancianos algo más de un mes, cuando volvió a ingresar en urgencias, ya terminal, y falleció poco después.

Tras las dos primeras sesiones, la vista oral continuará el 3 de diciembre con nuevos testimonios y pruebas periciales.

Más información

 

Fotos

Vídeos