Lluvia con gusto en El Parral no pica

Dos cocineros, preparando raciones en el Parque del Parral./CC
Dos cocineros, preparando raciones en el Parque del Parral. / CC

Las chaparradas no detienen la jira del Curpillos, que vuelve a reunir un año más a niños, jóvenes y mayores

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El Parque del Parral ha vuelto a ser un año más el escenario de una cita muy especial en Burgos, la jira de la festividad del Curpillos. La previsión del tiempo no era la más idónea para pasar un día al aire libre, pero las ganas de fiesta de los burgaleses han dejado la información de la Agencia Estatal de Meteorología en un segundo plano. La ciudad ha acudido en masa hasta el recinto verde, como manda la tradición, en El Parral «más ecológico y sostenible».

Si bien el tiempo ha respetado la procesión del Pendón de las Navas de Tolosa por Las Huelgas, las precipitaciones han hecho acto de presencia después del mediodía. Las chaparradas que se han sucedido a lo largo de la tarde no han cambiado el devenir de la jornada. Mientras llovía, los burgaleses se han apelotonado en las carpas de las peñas, que han estado muy ajetreadas distribuyendo raciones y saciando la sed de los allí congregados con agua, vino y refrescos.

Más información

Eso sí, las carpas han sido insuficientes, así que muchos han tenido que cobijarse bajo los árboles, esperando a que dejara de llover para acercarse a las barras a pedir las ricas viandas. El chorizo, el morro y la morcilla han sido tres de los productos más tradicionales que han requerido los vecinos durante el Curpillos, pero en la treintena de menús -uno por peña- también había escrito paella levantina, alitas de pollo o tortilla de patata.

También ha habido personas más previsoras, que se han llevado su paraguas para evitarse la incomodidad de ir mojado durante todo el día y cuadrillas de jóvenes que, antes de salir de casa, ya habían decidido recurrir al 'Plan B antilluvias'. Las más sofisticadas han montado toldos y tiendas de campaña como si se hubieran ido de camping, mientras que otros grupos, con cuerdas y plásticos, han creado pequeños refugios para beber los caldos que habían mezclado previamente.

La fiesta, como no puede ser de otra manera, se ha completado con música de todo tipo. Burgosalsón ha llevado sus ritmos a lo largo y ancho del parque y varios grupos, como los de colombianos y dominicanos -sus banderas colgadas en sus casetas los delataron- han colocado allí sus equipos y altavoces y se han divertido escuchando sus canciones preferidas. No obstante, los escenarios con pinchadiscos profesionales han sido los que más jóvenes han reunido en torno a ellos. El público de 'Parral Fest' ha sido más numeroso que el de 'Fluff Parade' y el de la discoteca móvil 'Fuente Sonido', pero en todos los casos se han divertido igual, dándolo todo y gritando cuando han escuchado sus temas preferidos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos