El Museo del Libro cierra sus puertas definitivamente el 23 de julio, hasta ese día la entrada es gratuita

Juan José García, responsable del Museo del Libro y el Museo del Cid. /APM
Juan José García, responsable del Museo del Libro y el Museo del Cid. / APM

El propietario asegura que «no es una cuestión de dinero si no de dignidad» y desvela que detrás de su decisión están los «agravios» recibidos por la Junta

Aythami Pérez Miguel
AYTHAMI PÉREZ MIGUELBurgos

El Museo del Libro de Burgos y el Museo del Cid cierran sus puertas definitivamente en la capital burgalesa. Ya lo anunció Juan José García, propietario e impulsor de estos espacios junto a su socio Pablo Molinero, hace unos días. Harto del «desprecio» y el «desdén institucional», García anunciaba su traslado. Ha habido respuesta y voluntad de evitar este traslado por parte del Ayuntamiento de Burgos pero por parte de la Junta de Castilla y León la situación sigue enquistada y aún más dañada.

Con ello, García ha anunciado que el 23 de abril el Museo del Libro y el Museo del Cid echan su cierre definitivo en Burgos. Después solo permanecerán abiertos para que sean visitados por representantes y personas de lugares, organizaciones o instituciones interesadas en acoger estos dos espacios museísticos. Cierran sus puertas en Burgos pero el objetivo es que se trasladen a otro lugar, fuera de Castilla y León. Hasta ese día, y desde hoy mismo, la entrada a las dos exposiciones será gratuita.

Voluntad municipal no regional

Ayer, García se reunió con el alcalde Daniel de la Rosa y agradece al regidor su intento de apoyar al museo, «es una persona con unas miras y un nivel intelectural superior» pero «nuestro motivo no es económico, es un motivo de frustración, de dignidad», apunta.

El impulsor del museo y editor de la Editorial Siloé ha agradecido a los partidos políticos burgaleses, todos a excepción del PP, su apoyo e interés pero su motivo trasciende la ciudad. Las discrepancias, la frustración surgen por la relación con la Junta de Castilla y León y García lo deja claro.

«Hemos hecho una inversión humana y económica tremenda y nos encontramos con que en Las Edades del Hombre (una exposición subvencionada al cien por cien por la Junta de Castilla y León) exponía nuestro competidor catalán en un sitio financiado al cien por cien. Decían que era un mecenas, cuando lo único que hace es alquilar un espacio. El que un sitio se financie con una subvención y luego se alquile una parte, en nuestra moderta opinión transgrede los motivos de las subvenciones que siempre inciden en la no concurrencia», desvela García.

El propietario continúa explicando el desagravio que sienten que han sufrido por parte de la Junta, no entienden que otros mecenas de Las Edades del Hombre, «como entidades bancarias, no tienen a nadie allí vendiendo y esa editorial sí. Desde que descubrimos estos hemos luchado, protestado y lo único que hemos notado ha sido que se reían de nosotros», sentencia García.

Desde que se anunció el traslado de estos dos espacios y, por tanto, que Burgos los perdía, la Editorial Siloé no ha dejado de recibir muestras de apoyo de la sociedad burgalesa, a la que están tremendamente agradecidos. En cambio, no han obtenido ninguna muestra de acercamiento por parte de la Junta. Es más, las declaraciones de la directora de Políticas Culturales de la Junta, Mar Sancho, han aumentado la frustración. «El otro día, cuando le comunicaron [a Sancho] la noticia del traslado, condicionó su ayuda a que nuestro centro formase parte de la red de museos de Castilla y León. Todo eso son palabras vacuas porque si preguntas en la Junta te informan que no se subvenciona a ninguno de estos museos», lamenta García. Aún así deja claro que «no necesitamos subvenciones, no se trata de dinero, se trata de dignidad».

Más información