La plantilla de Ambulancias Rodrigo sigue «en pie de guerra» tras una jornada de huelga «de locos»

Sede de Ambulancias Rodrigo/PCR
Sede de Ambulancias Rodrigo / PCR

La movilización del miércoles supuso un «importante» toque de atención para la empresa, con retrasos e incidencias en los servicios pese a los «abusivos» mínimos

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

La plantilla de Ambulancias Rodrigo, los alrededor de 80 empleados de Programados, está «muy caliente». La jornada de huelga del pasado miércoles fue un éxito pese a los «abusivos» servicios mínimos impuestos por la empresa, con incidencias notables en el trabajo diario y situaciones un tanto caóticas. Fue un día «de locos», así que confían en que la empresa tome nota y la semana próxima mueva ficha, de lo contrario, se planificarán nuevas jornadas de movilizaciones.

Así lo explica Marcos Citores, responsable de CC OO, quien asegura que los trabajadores se han cansado de ser «esclavos de las ambulancias», y eso es lo que se plantean con las nuevas propuestas organizativas presentadas por Ambuibérica, en la que está integrada Ambulancias Rodrigo. En Burgos cuentan con 248 trabajadores (y otra plantilla oculta directamente vinculada a Ambuibérica), de los cuales, 80 están en Programados, asumiendo una media diaria de 400 servicios pero con picos de 700.

Más información

Por ese motivo, la empresa no quiere tener un calendario cerrado, apunta Citores, y prefiere contar con 40 horas de disponibilidad, a fin de hacer frente a los imprevistos sin coste alguno. Cuando el número de servicios diarios se dispara, «tiran de teléfono», prolongan jornadas laborales o, incluso, llaman a los trabajadores del 112, que trabajan 24 horas consecutivas y luego descansan tres días.

«Nos preocupan los excesos de horas en el 112», reconoce el responsable sindical, tras recordar que Ambuibérica trabaja para la Junta de Castilla y León y su comprotamiento debería ser ejemplar. Ahora, tras la jornada de huelga, se le dará a Ambulancias Rodrigo hasta la próxima semana para que reaccione ante las movilizaciones, si bien Marcos Citores sospecha que continuará con sus contactos trabajador a trabajador, como ha intentando hacer en los últimos días, para convencerles de manera individual. Esa táctica le ha funcionado en otras ocasiones, pero parece que en esta no está teniendo éxito.

Incidencias

Y es que la plantilla está «muy cansada», por ese motivo, y pese a los servicios mínimos, la movilización del miércoles fue un «toque de atención importante». Hubo piquetes en la sede de Ambulancias Rodrigo y los trabajadores que estuvieron trabajando llevaron un cartel de servicios mínimos y un apoyo expreso a la huelga. También recibieron el apoyo de los usuarios, que ven a diario su sobrecarga de trabajo.

Marcos Citores asegura que, si bien la empresa minimiza los efectos de la huelga, la incidencia ha sido importante. Hubo retrasos en los servicios, se modificaron consultas, también servicios del Hospital Universitario de Burgos y los partes de trabajo reflejaron intensidades menores a las de un día habitual. La empresa andaba «como loca», muy «nerviosa» y llegó incluso a solicitar la presencia de Policía Local en un piquete por la tarde.

El responsable de CC OO tiene muy claro que seguirán con las movilizaciones si así lo demanda la plantilla, que «está en pie de guerra». Se podrán hacer paros puntaules, concentraciones y ajustar el trabajo a protocolo, es decir, no acompañar a los usuarios al interior de la Hospital Universitario de Burgos o de las residencias de mayores, pues esa tarea no les corresponde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos