De la Rosa apuesta por una «evolución sensata» de la participación de las autoridades civiles en las fiestas religiosas

Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos/PCR
Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos / PCR

El alcalde de Burgos ha asistido al Curpillos en representación del Ayuntamiento pero anuncia que se reunirá con el arzobispo para revisar la presencia institucional en actos de índole religioso

Patricia Carro
PATRICIA CARROBurgos

El alcalde de Burgos, el socialista Daniel de la Rosa, ha anunciado este viernes que tiene la intención de reunirse con el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, y otras autoridades eclesiásticas para evaluar cambios en el protocolo de participación del poder civil en actos religiosos.

Aunque no ha adelantado el sentido de los cambios que propondrá, De la Rosa ha explicado en El Curpillos que apuesta por una «evolución sensata» en la combinación de instituciones públicas y fiestas populares, en su mayor parte acompañadas de actos religiosos, informa EFE.

En su opinión, debe imperar el «sentido común» y dejar de lado los colores y las confesiones de cada uno, porque un cargo púbico como es el alcalde de la ciudad representa a todos los vecinos.

Más información

De ahí que De la Rosa haya acudido a la Fiesta del Curpillos, tanto a la Santa Misa como a la posterior procesión por el barrio de Las Huelgas, «en representación de los vecinos de Burgos«, ha explicado. El alcalde ha estado acompañado por algunos de sus concejales, que no todos. Ha contado con Nuria Barrio, Josué Temiño, Blanca Carpintero, y Adolfo Díez, en total, cinco representantes socialistas de los once que conforman el Equipo de Gobierno.

«Más allá de confesiones religiosas», ha aseveado, El Curpillos es una fiesta de los burgaleses y es, incluso, «más querida» que los Sampedros, ha apuntasdo. De ahí que el PSOE haya acudido, como equipo de Gobierno, «con todas las de la ley», a todos los actos, que se completan con la jira por El Parral, donde se degustan las viandas típica ofrecidas por las 36 peñas participantes.

Ausencias

Pero no solo el PSOE se ha quedado corto de representación. El Partido Popular ha llevado a cinco de sus siete concejales, y uno de ellos, César Rico, ha acudido en calidad de presidente de la Diputación. A Javier Lacalle, que se ha quedado a la misa pero luego no ha salido en procesión, le han acompañado Maribel Bringas, César Barriada y José Antonio Antón.

De Ciudadanos solo se ha contado con Rosa Niño y Julio Rodríguez-Vigil, faltando el cabeza de grupo, Vicente Marañón, y los ediles Rosario Pardo (que ha excusado su presencia por enfermedad) y Miguel Balbás. Al completo han estado los de Vox, Ángel Martín y Fernando Martínez-Acítores, pero no se ha contado con ninguno de los ediles de Podemos.