El trasaltar de la Catedral inicia su tratamiento de desalinización

Muchas de las piezas ya esperan a ser tratadas en la capilla de San Gregorio/José Antonio Gárate
Muchas de las piezas ya esperan a ser tratadas en la capilla de San Gregorio / José Antonio Gárate

El proyecto de desalinización de la piedra se prolongará durante más de dos años, concluyendo para la celebración del VIII centenario de la Seo

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

El desmontaje del trasaltar ya está en marcha. Desde hace unos días, los operarios han comenzado a retirar los tímpanos de los arcos relativos a la escena de La Crucifixión, que es uno de los relieves que presentan un peor estado de conservación. Las piezas desmontadas descansan ya en la capilla de San Gregorio, donde se someterán a un proceso de desalinización.

Según explica Víctor Ochotorena, el fabriquero de la Seo burgalesa y miembro de la comisión de seguimiento, las piezas serán sumergidas en cubetas de agua con una temperatura constante. Los minerales que contiene la piedra se irán equilibrando con el agua desionizada y cuando los análisis sean estables se sacarán. Se trata de un proceso lento que permitirá que la piedra pierda esos minerales que al cristalizar en su interior la estaban debilitando. Cabe destacar que algunos de los relieves, por el riesgo que correría su desmontaje, serán tratados in situ.

De esta manera, el ambicioso proyecto, pretende poner fin de manera definitiva al erróneamente llamado 'mal de la piedra' y recuperar los relieves más deteriorados de Felipe de Vigarny. El objetivo es que el trasaltar presente su nueva imagen para el VIII centenario de la Catedral. Y todo ello supondrá una inversión de un millón de euros, a financiar entre el Arzobispado de Burgos y la Junta de Castilla y León.

Las piezas serán introducidas en cubetas de agua
Las piezas serán introducidas en cubetas de agua / José Antonio Gárate

Relieves de los siglos XV y XVI

El proyecto de restauración supone actuar en los cinco relieves que componen el trasaltar, de los siglos XV y XVI, si bien de manera diferenciada. Los dos relieves que se encuentran más deteriorados, de Felipe de Vigarny, son La Crucifixión y el Descendimiento y la Resurrección. Se desmontarán completamente, trasladándolos al taller de restauración para la eliminación de las sales, tras lo cual se devolverán a la Capilla de San Gregorio y se recolocarán.

El resto de relieves, uno de Vigarny y dos de Pedro Alonso de los Ríos, experimentarán una intervención de limpieza, consolidación y restauración 'in situ'. Se trata de Cristo camino del calvario, Oración de Jesús en el huerto y Ascensión del Señor, que no presentan deterioros tan importantes, aunque es necesaria su restauración y limpieza.

Las obras incluyen construir una barrera para frenar la humedad que, desde el subsuelo, se filtra en la girola, cargada de las sales que al secar producen la rotura de la piedra. Asimismo, se catolagarán los desperfectos y se reintegrarán volúmes perdidos a través de «máscaras» desmontables.

Más información

 

Fotos

Vídeos