El Burgos de Menéndez se estrena con victoria

El Burgos consiguió frenar su sequía goleadora/GIT
El Burgos consiguió frenar su sequía goleadora / GIT

Un solitario gol de Adrián Hernández en los primeros compases es suficiente para que el Burgos CF se reencuentre con la victoria tras un partido gris en el estreno en el banquillo de Alejandro Menéndez

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

No fue el mejor partido de la temporada, ni mucho menos, pero el resultado es lo que cuenta. Máxime en la situación en la que se encuentra el Burgos. El cuadro blanquinegro regresó hoy a la senda del triunfo tras imponerse al Arenas de Getxo con un solitario gol de Adrián Hernández en el estreno de Alejandro Menéndez en el banquillo.

1 Burgos CF

Saizar; Andrés, Julio Rico, Ayoze, Eneko; David Martín (Blázquez, min.72), Beobide, Adrián Cruz, Madrazo; Adrián Hernández (Cusi, min.88) y Carlos Álvarez (Iker, min.81).

0 Arenas de Getxo

Pablo Fid; Espinosa, Gonzalo, Edu Luna, Vidal (Zumalakarregi, min.85); Lozano (Cristobal, min.56), Uranga; Aitor Ramos (Ontiveros, min.65), Luisma Villa, Zamorano; y Dani López.

goles:
1-0, min.5: Adrián Hernández.
árbitro:
Monter Solans (Colegio Aragonés). Mostró tarjeta amarilla a Adrián Cruz y Julio Rico por el Burgos CF y a Vidal y Gonzalo por el Arenas de Getxo.
Incidencias:
Partido correspondiente a la vigésimo séptima jornada del Grupo II de la Segunda División B disputado en El Plantío ante unos 3.000 espectadores.

Afrontaba el conjunto blanquinegro el choque cual reválida. El equipo castellano, que apenas había sumado un punto en sus últimos cuatro compromisos, necesitaba reencontrarse con la victoria en el estreno de Alejandro Menéndez en el banquillo. El técnico asturiano, recién llegado a orillas del Arlanzón, apenas había dispuesto de un puñado de entrenamientos para meter mano a un equipo inmerso en una crisis de resultados y juego.

Y el efecto acabó siendo revulsivo. Cierto es que el Burgos saltó al terreno de juego sin novedades en el once titular y con un 4-4-2 muy similar al utilizado por Salinas durante meses, pero ya desde los primeros compases se vio a un equipo diferente; más combinativo y con mayor espíritu ofensivo.

En ese escenario, poco tardó el conjunto burgalés en asumir el protagonismo que se le presupone en El Plantío. Apenas se habían disputado cinco minutos de juego cuando Madrazo, que compitió a gran nivel en la banda izquierda, recibía un balón a la espalda de la defensa, ganaba línea de fondo y servía un balón franco a Adrián, que no falló en el remate para poner el 1-0 en el marcador.

Más información

Ese tanto supuso todo un alivio para el Burgos. De hecho, fue la primera alegría en mucho tiempo, como demostró la rabia con la que el propio punta canario celebró el gol. El conjunto burgalés se acababa de quitar un enorme peso de encima, pero todavía le quedaría mucho por pelear. Y es que, lejos de bajar los brazos, el Arenas de Getxo dio un paso al frente y comenzó pronto a plantear problemas a los hombres de Menéndez, discutiéndoles la iniciativa.

Ese impulso se tradujo en varios acercamientos de peligro consecutivos que metieron el miedo en el cuerpo a la parroquia local. En el 21, un cabezazo de Dani López a la salida de un saque de esquina se marchaba fuera por centímetros, y dos minutos después, Luisma se inventaba un centro-chut que se envenenó y obligó a Saizar a sacar la manopla para evitar el gol.

Esos fueron, sin duda, los peores minutos en la primera parte de un Burgos que, a base de correcciones por parte de Menéndez, fue recuperando el pulso al choque poco a poco. Sin estridencias ni exhibiciones, pero moviendo la pelota con criterio, buscando romper las líneas rivales y manteniendo la solidez defensiva ante un Arenas de Getxo que demostró que también sabe de qué va esto.

Esa dinámica permitió al conjunto burgalés ir ganando metros de nuevo y probar fortuna en un par de ocasiones, incluida una de Madrazo, que en el minuto 40 lo intentó con un disparo desde la frontal que se marchó alto por poco.

Esa fue la última ocasión de la primera parte para un Burgos que dejó entrever algunos buenos detalles, pero que no terminaba de imponerse a su rival. Y ese fue el guión de la segunda parte, en la que el Arenas de Getxo achuchó, y mucho. Los hombres de Bolo dieron un paso al frente y encerraron por momentos al Burgos en su área.

Tocó sufrir

Nada más regresar al césped, Zamorano pudo empatar con un disparo sin ángulo que se estrelló en la cepa del poste. Apenas cinco minutos después, Dani López se inventó un zurriagazo desde la frontal que Saizar bloqueó con una fantástica estirada. El propio Dani López vio cómo el linier le anulaba por fuera de juego un gol en el 60, mientras que el Burgos se encomendaba al buen trabajo defensivo y a algún destello de calidad en segunda línea. Eneko, con dos disparos cruzados que no encontraron puerta, fue el principal argumento para un Burgos que tendría que sudar para amarrar los tres puntos.

El Arenas lo intentaba, acumulando acercamientos uno tras otro, pero no conseguía encontrar portería. No lo consiguió con dos lanzamientos de libre directo de Villa ni con una clarísima doble ocasión a la salida de un saque de esquina que acabó sacando de la línea la zaga blanquinegra.

Y al final, el tanto de Adrián fue suficiente. Y es que, el Arenas acabó muriendo en la orilla y el Burgos obteniendo una victoria gris, pero balsámica, en todo caso. Ahora, la vista está puesta en el Gernika, que el próximo fin de semana pondrá a prueba las capacidades del Burgos.

 

Fotos

Vídeos